Home Internacional Santorini: al borde del abismo
Santorini: al borde del abismo

Santorini: al borde del abismo

0
0

La isla más fotografiada del mar Egeo griego es en realidad lo que queda de un volcán que se hundió en el mar en el siglo XV antes de Cristo, tras una erupción que acabó con una civilización emparentada con la añeja minoica, e hizo creer al mismísimo erudito Platón que la parte sumergida era la mítica y fabulosa Atlántida.

Lo que hay realmente es una sima central, la caldera, rodeada por la zona emergida del cráter, una media luna de lava solidificada con acantilados de cientos de metros y la cima coronada por pueblecitos blancos. Una opción más (y acaso casi imprescindible) para incluir en una ruta por las islas de Grecia.

Para llegar a la capital, Firá (o Thirá), hay que subir 547 escalones. En ella abundan los bares, las galerías de arte y los locales de jazz. Otros pueblos son Firostéfani, Imerovigli e Ia, con sus conmovedoras puestas de sol, sus terrazas sobre el abismo, donde se entrecruzan historias de encuentros y amoríos.

Pero después de los ‘sunseatrides’ (del inglés sunset, ocaso), los ‘wannabes’ o aficionados a la vida social y las meriendas en las playas, hoy llega a Santorini un turismo que quiere comer bien y beber mejor.

Una historia milenaria

Conozcamos un poco mejor la historia de esta isla griega que forma parte de las Cícladas. Santorini es un lugar donde se conservan maravillosamente vestigios de vida de hace casi 4.000 años. Sus orígenes, las alteraciones del paisaje y su historia humana son obra de un volcán, el único todavía activo en el Egeo.

Santorini está formada por lava negra, gris, rojiza y blanquecina. La capa de piedra pómez y cenizas que la cubre tiene unos 50 metros de grosor en algunos lugares. A lo largo de los acantilados es sencillo extraer tierra y producir un cemento de excelentes propiedades hidráulicas.

grecia_santorini
La panorámica de Santorini ofrece una imagen de postal./ Por Zick Svift

Aunque muy influida por la civilización minoica, la comunidad de Santorini no era una colonia cretense, sino un territorio autónomo y próspero por su avanzado comercio marítimo. Como la economía de la isla se basaba en la intermediación comercial, pudo impedirse que la concentración de la riqueza y, por tanto, el poder, cayera en manos de un reducido número de personas.

Su topónimo es de origen italiano, en concreto debido a los mercaderes venecianos medievales que la llamaron Santa Irene en italiano en honor a la patrona de la isla Santa Irene de Tesalónica. El archipiélago heleno se conforma por las islas habitadas de Santorini y Thirasia; y los islotes deshabitados de Nea Kameni, Palea Kameni, Aspronisi y Christiana.

Consejos para poner en práctica

-Huir del gentío perdiéndose por las callejuelas de Katolikón, el barrio más típico de Firá.

-Jugar a rey Midas en la Gold Street de la capital, repleta de joyerías.

-Cenar en Koukoumavios, también en Firá, una experiencia gastronómica creativa.

-Visitar el pueblo medieval de Pirgos y otros del interior como Finikiá, el ‘subterráneo’ Vothonas y el neoclásico Mesariá.

-Entrar en las bodegas excavadas en la toba, las canaves, y descubrir unos vinos blancos con aroma de azahar y el dulce vino de postre local.

-Una corta travesía entre emanaciones sulfurosas hasta los islotes de la caldera, como Palea Kameni, Nea Kameni y Tirasiá.

santorini_mar
En Santorini el viajero puede comer y cenar al borde de la costa.

-Sentarse en la arena negra de obsidiana de Monolitos para ver salir la luna por el mar.

-Bañarse en la Costa Este, en Perivolos, o en Perissa, las playas más ‘lunares’, o en Kokkini, la ‘cala roja’.

-Disfrutar de la puesta del sol; los mejores sitios son la terraza de Bounti, el final de Gold Street, la chaise longue del Café Franco’s y la última mesa de la terraza de Castro, en Imerovigli.

En la actualidad, Santorini es uno de los lugares más visitados de toda Grecia. Buques de todo calado ancoran en su bahía. Su belleza ha permitido ser la atracción de miles de turistas, por lo que las posibilidades de dónde alojarse en Santorini son amplias y variadas. La isla dispone de pequeños hoteles, apartamentos y villas de alquiler de todo tipo. Así que hallar el descanso no supone ningún tipo de problema.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *