Home Madrid Torrelaguna, la cuna del Cardenal Cisneros (Madrid)
Torrelaguna, la cuna del Cardenal Cisneros (Madrid)

Torrelaguna, la cuna del Cardenal Cisneros (Madrid)

0
1

Si el viajero que se desplaza por la capital del reino circula por la carretera N-I, a la altura de Venturada, y toma el desvío que enlaza con la N-320, podrá acceder a Torrelaguna, patria natal del cardenal Cisneros (nació en el año 1436) que conserva numerosos monumentos de interés. Es, sin duda, un lugar con encanto de nuestra geografía.

Poblada en la Prehistoria como demuestra la existencia de un castro ibérico y diversos yacimientos arqueológicos, los romanos fundaron aquí una colonia agrícola. Más tarde, los árabes construyeron una atalaya que, según la leyenda, se levantaba sobre una laguna, y de ahí el nombre de la villa.

En 1805 la conquistó Alfonso VI al tiempo que Toledo. En manos de los obispos de Toledo, Juan I le dio el título de villa real en 1390. En 1407 Juan II le concedió el privilegio de celebrar mercado libre de impuestos los lunes. El 22 de agosto de 1558 el conde Lemus prendió en Torrelaguna al obispo Carranza.

Fachada del consistorio de torrelaguna, madrid
Ayuntamiento de Torrelaguna./Cruccone

En el siglo XVII la ciudad fue comprada por Felipe IV para cederla, cuatro años después, a sus habitantes. En el siglo XVIII Torrelaguna consiguió su término propio y en 1749 se constituyó como municipio al aprobar sus ordenanzas Carlos III.

La Guerra de la Independencia representó la ruina artística de Torrelaguna al desaparecer muchas de sus grandes obras. Entre los personajes ilustres de este municipio merece citarse a Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro, patrón de Madrid, muerta en esta villa en 1180.

Aunque es el primer cardenal nombrado bajo el patrocinio real la clara enseña de Torrelaguna. Cisneros estudió teología y derecho en las dos universidades más prestigiosas de su tiempo: Roma y Salamanca. Tras abandonar el clero regular ingresó en la orden franciscana. En ella alcanzó el rango de provincial del convento franciscano de San Juan de los Reyes de Toledo. Luego se convirtió en tercer inquisidor general de Castilla y regente de la misma a la muerte de Fernando el Católico.

arco de entrada a torrelaguna
Una de las puertas de entrada a la antigua ciudad medieval./Rowanwindwhistler

Un paseo por el casco antiguo permite descubrir algunas casa de arquitectura popular, varios palacios (siglos XVI), principalmente en las calles Cardenal Cisneros y Estrella, numerosas fuentes y viejos puentes medievales como los de San Sebastíán y San San Andrés. De las antiguas murallas, destruidas por las tropas francesas, quedan restos en los sectores norte, sur y oeste.

La plaza Mayor, con algunos soportales, se considera un buen ejemplo de plaza castellana, El ayuntamiento, del siglo XVI, muestra una puerta ojiva y una doble galería. Aquí estuvo el antiguo pósito construido por deseo del cardenal Cisneros que donó siete mil fanegas de trigo “para tiempos de necesidad de pobres y viudas”.

En la plaza se alza también convento de las Franciscanas Descalzas (siglo XVI), con una fachada plateresca, y un monumento a Cisneros construido donde estaba su casa natal. Otros edificios que merecen la atención del viajero son los restos del convento de San Francisco (siglo XVI) fundado por el cardenal Cisneros y destruido durante la Guerra de la Independencia; el hospital de la Santísima Trinidad, barroco, con restos de decoración mudéjar y gótica, antigua sinagoga; y la ermita de la Soledad, con un camarín barroco.

Fachada del templo religioso de la Magdalena
Iglesia de la Magdalena./Cruccone

Pero sin duda, lo más sobresaliente de la plaza Mayor de Torrelaguna es la iglesia de Santa María Magdalena (siglos XIV-XVI), construida sobre los restos de un viejo templo romano. Los blasones de los cardenales Martínez de Contreras, Mendoza, Cisneros y Fonseca, tallados en los muros, rinden tributo a sus benefactores.

Posee planta basilical, de tres naves, con capillas adosadas. Tiene tres ábsides góticos y tres portadas, la principal con decoración mudéjar y una escena de la Virgen imponiendo la casulla a San Ildefonso. En el interior destaca el retablo mayor o la capilla del Evangelio, con un Cristo regalo del papa Alejandro VI a los Reyes Católicos.

A escasos 60 kilómetros de Madrid, Torrelaguna se erige como un destino ideal para disfrutar de una escapada de fin de semana. Viajar por España permite al viajero conocer lugares tan encantadores y dotados de una historia tan interesante como este. Como anticipo a vuestra escapada, os dejo un vídeo que os hará disfrutar de sus vistas:

Dónde dormir: Posada del Camino Real; C/ San Francisco, 6; Torrelaguna (Madrid); teléfono: 918430003.

Dónde comer: Restaurante Casa Moraleda; Calle del Cardenal Cisneros, 15; Torrelaguna (Madrid); teléfono: 918430203.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(1)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *