Home Castilla y León Toro, la guerra civil entre Isabel y la Beltraneja (Zamora)
Toro, la guerra civil entre Isabel y la Beltraneja (Zamora)

Toro, la guerra civil entre Isabel y la Beltraneja (Zamora)

0
2

A 30 kilómetros al este de Zamora, por la N-122, Toro (9.649 habitantes) ocupa un punto estratégico a orillas de Duero que le ha llevado a protagonizar páginas gloriosas de la historia de España. Fue la primera ciudad donde se reconoció a Fernando III como Rey de León. Aquí también nació el rey Juan II de Castilla y León. Y en la localidad zamorana se libró la batalla de Toro entre los Reyes Católicos y los partidarios de Juana la Beltraneja.

Poblada de antiguo por los vacceos, algunos historiadores la identifican con la antigua Arbocala que conquistó Aníbal el cartaginés, aunque quizás su nombre derive el toro o verraco que se conserva frente al arco de Santa Catalina. Por contra, no se conocen restos romanos en la ciudad, aunque sí en sus alrededores.

Colegiata de Santa María la Mayor de Toro./Tamorlan

Durante la Edad Media fue una de las ciudades más prósperas del Reino de León por su producción vitivinícola. Del siglo X data el castillo con sus siete cubos. El puente (siglo XIII), consta de 22 arcos apuntados y constituye la imagen típica de la localidad castellano leonesa. De la primitiva muralla (siglo X) quedan algunos restos encastrados en los muros de algunos edificios y el arco del Postigo con la capilla de Nuestra Señora de la Antigua remodelada en el siglo XVIII.

El arco el Reloj, sobre la antigua puerta del Mercado (siglo XVIII), tiene el mérito de haber amasado sus materiales con vino, según atestigua la leyenda. Del segundo cinturón de murallas se conservan las puertas de la Corredera (siglo XVII) y Santa Catalina (siglo XVIII)

Pórtico de la Majestad de la Colegita./Eduardo Alberto Sánchez Ferrezuelo

El palacio de las Leyes (siglo XV), que debe su nombre a las célebres Leyes de Toro aprobadas en 1505, luce una bella portada. Por su parte, el palacio de los condes de Requena (siglo XV) presenta un patio gótico. Mientras, el de los Alcañices (siglo XVI), lugar donde murió el conde duque de Olivares, conserva pocos elementos originales debido a los incendios y saqueos.

Sin ir muy lejos, el palacio de los marqueses de Castrillo, con dos torres desmochadas, exhibe un patio y unas techumbres profusamente decoradas. Y el palacio de los Bustamante (siglo XV), residencia de Santa Teresa, conserva algunas obras de arte en su interior.

Monasterio de Santa Sofía./Zarateman

Si el viajero llega hasta la Plaza Mayor, verá que en ella se ubica el Ayuntamiento (siglo XVIII) con una galería de porte toscano y un ático con las armas de los Borbones. Mención especial merece la plaza de toros (XIX), con un interior totalmente de madera. La Casa Museo Delhy Tejero mantiene vivo el recuerdo de la pintora toresana nacida en 1910.

Entre los establecimientos públicos para visitar destaca el Hospital del Obispo (siglo XVI), con patio, capilla y cubierta de madera de forma octogonal con pechinas. Los edificios religiosos de Toro son también abundantes, por no decir infinitos.

Iglesia de San Salvador./Lourdes Cardenal

De entre ellos sobresale la Colegiata, con la puerta de la Majestad (siglo XIII) y arquivoltas repletas de ángeles, apóstoles o diáconos. Su época de construcción se desconoce a ciencia cierta, aunque posiblemente fue en el siglo XII. La Virgen aparece en el dintel y en el tímpano. Su interior alberga el cuadro La Virgen de la mosca, de autor desconocido. Es una obra de gran belleza. También son de señalar los sepulcros góticos de los Fonseca, en la capilla mayor, y su serie de retablos y esculturas.

La iglesia de San Lorenzo el Real (siglo XII), románico-mudéjar, mantiene el sepulcro de don Pedro de Castilla y su esposa doña Beatriz de Fonseca. La iglesia de San Salvador, que perteneció al Temple, muestra una serie de pinturas murales que abarcan del siglo XIII al XVI. La iglesia del Santo Sepulcro (siglo XII), de estilo románico-mudéjar, custodia un retablo de San Andrés y un Cristo de la Expiación, barroco.

Fiesta de la Vendimia de la localidad zamorana./Roinpa

La iglesia de Santa María de la Vega o del Cristo de las Batallas (siglo XIII), de estilo románico-mudéjar, conserva una imagen del Cristo titular de la época de los reyes Católicos. La iglesia de Santa María de Arbás (siglo XIII) muestra una imagen de la Virgen, obra de Ucete con pinturas de Ávila.

Varios monasterios completan la arquitectura religiosa de Toro; entre ellos el de Santa Clara (en cuya iglesia yace la infanta doña Berenguela), Santa Sofía (siglo XIII) o Sancti Spiritus, que conserva las tumbas de doña Leonor de Castilla y doña Beatriz de Portugal, esta de alabastro.

No muy lejos de Toro el viajero podrá continuar su viaje por lugares de interés histórico en la provincia de Zamora como Puebla de Sanabria o el campamento militar romano de Petavonium.

Dónde dormir: Hotel María de Molina; Plaza Delhy Tejero, 1; 49800, Toro (Zamora) Teléfono: 980691414; mail: h.molina.@helcom.es.

Dónde comer: Casa Lorenzo; C/ Puerta del Mercado, 21; 49800, Toro (Zamora) Teléfono: 980691153 y 980691153.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

Comment(2)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *