Home Internacional Tiro (Líbano)
Tiro (Líbano)

Tiro (Líbano)

0
3

Fue la ciudad fenicia más importante de la Antigüedad. Situada en una isla frente a la costa del actual Líbano, rodeada de una potente muralla y casi inexpugnable, Tiro, fundada en el III milenio a.C., dominó el comercio en el Mediterráneo. Las principales ciudades fenicias se hallaban en la costa, sobre pequeños promontorios en tierra firme dominando una bahía o pequeñas ensenadas naturales, en donde se guarecían los barcos de vientos y las tormentas y que hacían las veces de puertos. Pero dos ciudades, una de ellas Tiro (la otra Arvad), se situaron en islas junto a la costa, convirtiéndose en auténticas fortalezas inexpugnables siempre que mantuvieran el control del mar.

Según Plinio, Tiro pudo tener una dimensión de unos cuatro kilómetros, aunque según estimaciones recientes, la superficie de la ciudad hubiera sido de 53 hectáreas aproximadamente. La población estimada estaba compuesta por 30.000 personas, teniendo una densidad de 520 habitantes por hectárea. La descripción que hace Arriano de Tiro coincide con la de los historiadores clásicos, que mencionan dos puertos: uno natural o puerto sidonio, al estar hacia Sidón, situado al norte de la ciudad, en un recinto cerrado dentro de los límites de sus murallas, y otro natural o puerto egipcio, orientado hacia África, ubicado al sur de la ciudad y construido por Ithobaal I, en el siglo IX a.C.

libano_tiro
Tiro es una de las ciudades más antiguas del mundo./terraeantiqvae.com

Se tiene constancia de la ciudad de Tiro a través de la información que suministró el Antiguo Testamento, fundamentalmente sobre las estrechas relaciones que mantuvo con Israel. Como provincia autónoma emergió en torno al 1200 a.C. Los reyes de Tiro enviaban artesanos para construir grandes y majestuosos edificios a Jerusalén. Salomón enviaba al rey de Tiro, Hiram, “veinte mil medidas de trigo y veinte mil medidas de aceite virgen al año para su corte”.

En el Bronce reciente (1500-1200 a.C.), debido a las relaciones del monarca de Tiro, Abi-Milki, con los faraones egipcios Amenophis III y Akhenaton nos ha llegado información sobre la política y economía de Canaán durante el siglo XIV a.C. Con anterioridad a la llegada al trono de Hiram I (969 a.C.), Tiro no aparece mencionada en los documentos oficiales de la época. Con este monarca ocupó una posición hegemónica, iniciando su edad de oro y llegando a ser la ciudad más importante de todo el Mediterráneo.

arco_tiro
Arco triunfal de la ciudad de Tiro./Pazuzu

Por primera vez, en tiempos de Hiram I (970-936 a.C.), Tiro se conviertió en una potencia política y naval. Los primeros testimonios que se conocen sobre las expediciones marítimas a larga distancia datan del siglo X a.C., que tenían como objetivo principal el mar Rojo o la India. El rey Ittobal, siglo IX a.C., marcó el comienzo de la auténtica expansión territorial de Tiro en el continente asiático. El soberano pasó a denominarse, por primera vez, rey de los sidonios. Creó un solo estado englobando Sidón y Tiro. El papel hegemónico desempeñado hizo que buscase nuevas fuentes de materias primas y un control del mercado en tres fuentes fundamentales: Israel, Siria y la costa oriental de Chipre.

Pero no será hasta el siglo IX a.C. cuando el auge y el poder de Tiro reúna unas condiciones favorables para iniciar una empresa de expansión hacia el oeste. La caída del imperio asirio, en el siglo VII a.C., tuvo fuertes repercusiones en Tiro por la consiguiente pérdida de materias primas y productos suntuarios. En el siglo VI a.C. continuaron las campañas bélicas de los neobabilónicos, que ocuparon Tiro en el 586 a.C. El asedio de la ciudad duró 13 años. Durante los siglos VI y V a.C. Sidón relevará a Tiro en el comercio internacional, convirtiéndose la primera en la ciudad más floreciente y poderosa de Fenicia hasta la conquista por Alejandro Magno.

puerto_tiro
Desde el puerto de Tiro embarcaban los fenicios para comerciar por el Mediterráneo./Heretiq

Corría el año 332 a.C., y Alejandro Magno se encontraba en plena campaña de conquista del Imperio persa. Pero se topó con un escollo en su camino: la ciudad fenicia de Tiro, que se resistía a rendirse al caudillo macedonio. En enero de ese año, el ejército de Alejandro puso sitio a Tiro. El asedio conllevó un despliegue armamentístico sin precedentes. Los macedonios construyeron una enorme rampa de tierra para alcanzar la isla, en la que posicionaron dos grandes torres de asalto. Por su parte, los tirios presentaron una resistencia enconada, con flechas incendiarias, garfios gigantescos, arietes, arena ardiente, barcos en llamas… Pero al final, una brecha en la muralla permitió a Alejandro y su poderoso ejército entrar en la ciudad, que fue arrasada y sus habitantes masacrados.

En la península ibérica también quedan testimonios de la remota presencia fenicia. En la costa de Gadir (actual Cádiz) e islas de la bahía comerciaron, se asentaron y levantaron grandes templos. Otro de los interesantes ejemplos es el yacimiento fenicio de Doña Blanca, también en Cádiz, donde se han localizado los restos más extensos y mejor conservados del urbanismo fenicio arcaico de todo el Mediterráneo central y occidental.

Dónde dormir: Rest House Hotel & Resort Tyr; P.O.Box: 140, Tiro (Líbano); teléfonos: (7) 742000, 740677/8 , 345164 (3) 356663; info@resthouse-tyr.com.lb.

Dónde comer: Chawatina; Rue Nabih Berri; Tiro (Líbano); teléfono: +961 7350070.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(3)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *