Home Tag "aragón"

La Iglesuela del Cid: la ciudad fortificada por Rodrigo Díaz de Vivar (Teruel)

Con apenas medio millar de habitantes, el nombre de esta localidad turolense anuncia un pasado estrechamente ligado al del Cid Campeador. Las calles de La Iglesuela del Cid conforman un complejo entramado que recorre un pasado repleto de historia que alcanzó su máximo esplendor, quizás, en la época romana, de la que se conservan restos […]

Zamora, la bien cercada y el esplendor del mejor románico

Belchite: el pueblo destruido por la Guerra Civil (Zaragoza)

Del pueblo que vio nacer a Francisco de Goya y Cifuentes (Fuendetodos) a Belchite hay una veintena de escasos kilómetros que le merece la pena recorrer al viajero, pues esta localidad de poco más de 1.600 habitantes trabaja para convertir el viejo Belchite, totalmente destruido durante la Guerra Civil en agosto de 1937, en un […]

Curiel de Duero, donde tuvo lugar el cautiverio más largo de la historia de España

Segeda: la ciudad que obligó a remodelar el calendario (Zaragoza)

Numancia pasó a la historia por su enconada resistencia ante el asedio del invasor romano allá por el siglo II a.C en su intento de expansión por la península. Sin embargo, existe otra ciudad celtíbera que fue la desencadenante de aquella contienda y cambió así el rumbo del pasado. Segeda, la mayor urbe prerromana de […]

Clunia: el centro jurídico y religioso de la antigua Celtiberia (Burgos)

Sos del Rey Católico, la cuna de Fernando de Aragón (Zaragoza)

Emplazado en el Preprinieo aragonés, entre sierras y barrancos de la provincia de Zaragoza, en pleno corazón medieval de las Cinco Villas, emerge el pequeño pueblo en el que nació Fernando de Aragón en 1452, consorte de Isabel la Católica y príncipe que inspiró a Maquiavelo. Pocos municipios de España y aun de Europa se […]

Fregenal de la Sierra y su pasado templario (Badajoz)

Ágreda (Soria)

Ágreda es de esas otras villas pintorescas, encaramadas en un peñasco al amparo de las cuatro piedras de un devastado castillo, en las que el tiempo parece haberse detenido a trompicones, o sea, en el siglo XI, en el XIII, en el XVI o en el XVII, según al rincón al que el viajero histórico […]