Home País Vasco San Sebastián: La Bella Easo
San Sebastián: La Bella Easo

San Sebastián: La Bella Easo

0
0

Donostia o San Sebastián tiene una ubicación única a la que sus habitantes han sabido sacar el mejor partido. A tan espectacular paraje van unidos su armonía y elegancia

San Sebastián, quizá el núcleo más cosmopolita de España junto a Barcelona, contiene varias ciudades: la ciudad histórica y marinera del casco antiguo; la afrancesada de los ensanches impulsados por la pujante alta burguesía en el siglo XIX, y la moderna, internacional y atrevida de avanzado diseño, acero y cristal.

Todas ellas pugnan por asomarse al balcón abierto de su señorial paseo marítimo y a las blancas arenas de la playa de La Concha, tan balcón que hasta tiene una característica barandilla donde los turistas se retratan felices, toreando la vida. De kilómetro y medio de extensión, era la playa favorita de la reina María Cristina, y detrás de ella llegó la aristocracia que les encargó a sus arquitectos chalets de tipo inglés. La Concha eclipsa a otros dos litorales que merecen la pena: Ondarreta y Zurriola.

Un ‘peine’ que alisa los vientos

Donde termina el paseo de La Concha y la costa se desprende agradecida de su corsé urbano, allí se adelanta El peine de los vientos, obra de Eduardo Chillida que hay que verlo mejor en días de temporal o con un poco de lluvia, cuando las olas y el aire arremeten con su fuerza esta colosal escultura. Desde aquí, en un funicular de 1912 se accede al monte Igueldo. Una elevación de casi 200 metros que se puede ver desde La Concha, junto con la isla de Santa Clara y el monte Urgull. Las vistas desde esta cima son espectaculares.

Conozcamos un poco mejor los orígenes de la ciudad donostiarra. El monarca Sancho Garcés III el Mayor fue el primero que mencionó la ciudad y Sancho VI quien le dio la carta de población y fuero. Sus primeros habitantes fueron pescadores, pero le pusieron nombre los peregrinos de Santiago en honor a San Sebastián, patrono de los viajeros.

concha_san_sebastian
La bahía de la Concha es una de las estampas más llamativas de San Sebastián.

La ciudad actual, sin embargo, es relativamente moderna porque desde el siglo XII sufrió hasta doce incendios que la destruyeron casi por completo, en especial el de 1813, al final de la guerra de la Independencia. Con esta buena razón, la de conocer San Sebastián a través de su historia, podemos desplazarnos hasta el norte de España y disfrutar de la experiencia. Para cualquier viaje que se precie se recomienda contratar un seguro, ya que sirve de gran ayuda tener una cobertura asistencial en caso de extravío de equipaje o si se sufre algún siniestro o percance que requiera ayuda médica. Intermundial ofrece uno de los mejores servicios a precios muy interesantes.

Un punto de interés icónico en San Sebastián es el auditorio del Kursaal, al que lo llaman ‘los Cubos’ (1999) porque sus dos salas de conciertos y otros usos tienen forma cúbica, dos cubos irregulares, dos dados lanzados al azar. Los cubos son de vidrio translúcido y madera. Cambian de color de día y de noche, cuando los iluminan. ¿Por qué Kursaal? El Kursaal era la sala de usos múltiples de los elegantes balnearios astrohúngaros donde a veces se instalaban casinos u otras veces se habilitaban como restaurantes.

Un paseo por el casco antiguo

El refrescante paseo por la Concha llega hasta los jardines de Alderdi-Eder con sus tamarindos, y al Ayuntamiento, precioso edificio inaugurado como casino en 1887. Enlaza con el paseo de Ondarreta, cuyos jardines conducen hasta los pies del Igueldo y en donde se encuentra el teatro Victoria Eugenia. A su lado, el no menos hermoso y decimonónico hotel María Cristina, alojamiento de las estrellas de cine que acuden al Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

También un paseo atractivo es el Boulevard, que separa el casco antiguo de la zona del Ensanche. Las farolas, siempre distintas, con barandillas donde apoyarse para admirar la bahía y el río Urumea, salvado por tres bellos puentes (el de Santa Catalina, el de Zurriola o Kursaal y el de María Cristina) constituyen una de las imágenes más representativas de la ciudad.

En la parte vieja, que se extiende en la zona contenida por la antigua muralla, apenas se conservan edificios anteriores a 1813, pero se mantiene intacta la personalidad que la ha hecho famosa. En el corazón de las calles estrechas repletas de tascas y sidrerías se encuentra la plaza de la Constitución, con sus característicos soportales y los balcones numerados, un vestigio de cuando se celebraban en ella corridas de toros. En la calle 31 de Agosto se encuentran la basílica de Santa María del Coro (siglo XVIII), patrona de la ciudad, y la iglesia de San Vicente (siglo XV), la más antigua de San Sebastián.

donosti_kursaal
El Kursaal es uno de los edificios más emblemátios de Donostia.

Para amantes de la historia, una visita recomendada en San Sebastián es la de su emblemático monte Urgull, que domina el paisaje de la ciudad. Frente al mar, es hoy un cuidado parque que explica la historia de la ciudad a partir de los restos de fortificaciones allí existentes y de sus paneles explicativos. En estos mismos parajes, entre pinares, encontramos el romántico cementerio de los ingleses muertos en 1813, durante el asedio de San Sebastián por las tropas napoleónicas.

Para finalizar el paseo por la hermosa Donosti merece la pena visitar el Museo San Telmo, un antiguo convento dominico del siglo XVI donde se encuentra instalado el Museo Municipal de San Sebastián desde el año 1932. La galería expositiva está consagrada a ilustrar la evolución de la sociedad vasca, sobre todo mediante piezas de etnografía y Bellas Artes.

No hay que marcharse de San Sebastián sin catar su rica gastronomía en alguno de los numerosos restaurantes que pueblan la ciudad. Asimismo, el viajero puede descubrir la cultura sidrera de San Sebastián con un completo tour. Visitará el museo de la sidra, probará este producto y participará en el ritual del txotx.

Dónde dormir: Pensión Urumea; Getaria Kalea, 14,1°; 20005 San Sebastián (Guipúzcoa); teléfono: 943424605.

Dónde comer: La Fábrica; Portu Kalea, 17; 20003 San Sebastián (Guipúzcoa); teléfono: 943432110.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *