Home Internacional Copenhague: la Sirenita y mucho más
Copenhague: la Sirenita y mucho más

Copenhague: la Sirenita y mucho más

0
0

Tiene 850 años de historia, pero su interés reside en la innovación. Una quincena de restaurantes con estrella Michelin, su futurista red de metro y sus verdes urbanizaciones son el signo identitario de Copenhague.

Copenhague es la capital más vibrante y moderna de Escandinavia. Como centro de la vida política, comercial y cultural danesa es, en todos los sentidos, la capital nacional. Para muchos viajeros que la visitan, Copenhague es Dinamarca. En la capital, son evidentes muchos de los rasgos nacionales, comparados con los que se encuentran en otras partes del país.

Pequeña para ser una capital europea, Copenhague es insólitamente agradable para el viajero, y muchas de sus atracciones están a corta distancia a pie. Explorarla caminando es un verdadero placer para los sentidos, ya que existen muchas calles peatonalizadas. Los edificios altos son pocos, y la ciudad se caracteriza por extensiones verdes y paisajes acuáticos. Existe poco tráfico motorizado, dominado por el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano.

canales_copenhague
Copenhague también se puede conocer a través de sus canales.

Copenhague se ha convertido, por derecho propio, en uno de los destinos europeos más solicitados en las agencias de viaje. La oferta de vuelos desde la capital de España y otros aeropuertos nacionales, como el de Barcelona, es interesante y si se mira bien por la web, se pueden obtener interesantes precios y algún que otro descuento. Tras una estancia de varios días que son necesarios para visitar la capital danesa, toca regresar y mirar la oferta de vuelos baratos a Madrid.

Entonces y ahora

En el siglo XII, el rey Valdemar I el Grande entregó al poderoso obispo Absalón un pequeño pueblo de pescadores, por entonces conocido simplemente como Havn (Puerto) Para defenderlo, el obispo construyó una fortaleza en la isla conocida ahora como Slotsholmen.

La ciudad se convirtió en un puerto comercial clave conocido como Kobmands Havn (Puerto de los Mercaderes), y de ahí deriva su nombre actual. En 1443 se convirtió en la capital danesa, y se expandió mucho a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, bajo el reinado de Cristián IV, cuyos grandes monumentos forman una parte importante de la ciudad moderna.

copenhague_dinamarca
La capital danesa cuenta con un patrimonio de interés que merece la pena ser visitado.

Hoy, Copenhague se halla salpicada de castillos, iglesias y otros monumentos históricos. También cuenta con una extraordinaria riqueza de museos, que la convierten en una de las ciudades más ricas para el viajero. Todo esto se va animando, particularmente en verano, por un palpitante ambiente callejero, con cafés al aire libre, restaurantes y artistas por todas partes, sobre todo en Stroget, que se extiende entre Ràdhuspladsen y la plaza Gammel Torv, para formar el recinto peatonal más largo de Europa.

En busca de la Sirenita

El icono por excelencia de la ciudad de Copenhague es su famosa Sirenita, una pequeña estatua de bronce sentada sobre una roca, situada en un lugar aislado en los muelles industriales de la ciudad, a unos 500 metros al norte de Amalienbrog Plads. La escultura representa a un pequeño personaje del conocido cuento La Sirenita, de Hans Christian Andersen, y atrae a una corriente constante de admiradores de todo el mundo que no dejan de fotografiarla.

El peregrinaje del viajero hasta la Sirenita que perdona los pecados de la carne, empieza en el centro de Copenhague y recorre la parte antigua de la ciudad hasta el muelle. Desde la Radhuspladsen (plaza del Ayuntamiento), que es el centro neurálgico de la ciudad danesa, parte el itinerario. El edificio consistorial tiene un extraordinario Reloj Mundial astronómico y una esbelta torre para contemplar magníficas vistas.

De aquí pasamos a Stroget, un continuo paseo peatonal compuesto por cinco calles que unen Ràdhuspladsen con Kongens Nytorv, la otra plaza principal de Copenhague. Hay tiendas de moda y boutiques, animadas por legiones de artistas callejeros. El viajero llega a Kongens Nytorv, una plaza dominada por tres imponentes edificios antiguos: el Hotel d’Angalterre (el lugar más prestigioso donde alojarse en toda la ciudad), el Kongelige Teater (Teatro Real) y el Palacio de Charlottenborg (siglo XVII)

bicicletas_copenhague
La bicicleta es el principal transporte urbano de Copenhague.

Para informarse de la historia de la Resistencia danesa durante la Segunda Guerra Mundial, un buen lugar para visitar en Copenhague es el Frihedsmuseet (Museo de la Resistencia Danesa), cuya acto más destacado fue el esfuerzo nacional por ayudar a los judíos daneses a escapar a Suecia.

También se puede conocer Copenhague a través de su puerto y sus canales. Las excursiones se realizan desde Gammel Strand, el que fue el muelle de la ciudad más importante en la Edad Media. Se llega a Borsen, el edificio de la Bolsa, del Renacimiento holandés, una creación arquitectónica del reinado de Cristián IV, cuando se construyeron elegantes edificios y mansiones y edificios públicos por todo Copenhague.

Nyhavn es el canal más conocido de Dinamarca y la parte más antigua del puerto. Hans Christian Andersen vivió aquí durante sus dos estancias en Copenhague, en los números 18 y 67. A destacar Trekroner, una fortaleza situada en el puerto que se construyó sobre una isla artificial. Fue utilizada en 1801 en la batalla librada por lord Nelson cuando Dinamarca participó en las guerras napoleónicas.

Ahora puedes conocer los lugares más destacados de Copenhague con un interesante tour donde descubrirás la historia y los monumentos más emblemáticos de esta bella ciudad. Pasa por Tivoli, el Castillo de Amalienborg para ver el relevo de la Guardia Real, la Ópera Real, el Parlamento y el sector Bryggen o el monumento a la Sirenita.

Dónde dormir: Wakeup Copenhagen; Borgergade 9; 1300 Copenhague (Dinamarca); teléfono: +4544800090.

Dónde comer: Kokkeriet; Kronprinsessegade 64; 1306 Copenhague (Dinamarca); teléfono: +4533152777.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *