Home Internacional Andorra: la combinación perfecta
Andorra: la combinación perfecta

Andorra: la combinación perfecta

0
0

Andorra es un pequeño país enclavado en plena cordillera pirenaica, que ofrece la combinación perfecta entre ocio y cultura. Tiene templos románicos desperdigados por todo su territorio

Rodeada de montañas que se mantienen alrededor de los 3.000 metros de altitud, su término municipal se articula alrededor del río Valira que forma una especie de Y. Andorra es el país ideal para disfrutar de la naturaleza en primavera y en verano, mientras que en invierno el esquí es el deporte rey. Situado a pie de las pistas de Grandvalira, el Hotel Pie de Pista Andorra es un establecimiento de lujo que ofrece diferentes actividades deportivas durante todo el año (senderismo, rutas a caballo, excursiones en bici…)

Una importante infraestructura hotelera permite al viajero escoger el alojamiento más adecuado a cada presupuesto, sin olvidar las tiendas y las grandes superficies donde pueden encontrarse las últimas novedades del mundo de la moda, los electrodomésticos y el deporte. Si se opta por el descanso y relax, nada mejor que pernoctar en el Hotel spa Grandvalira, espacios con instalaciones para el bienestar con mayúsculas.

calle_comercial_andorra
Andorra está repleta de tiendas y comercios.

La historia de Andorra es muy curiosa, ya que hasta no hace mucho ha vivido a caballo de sus poderosos vecinos: España y Francia. Los primeros indicios de asentamiento humano datan del Neolítico. Según la tradición popular, a finales del siglo VIII, el emperador Carlomagno declaró a Andorra pueblo soberano.

Un acuerdo medieval

Al disolverse el imperio franco, Andorra pasó a la jurisdicción de los condes de Urgell, que cedieron los valles andorranos a otros nobles y al obispo de Urgell. Enfrentamientos posteriores entre el obispado y el conde de Fix, Roger Bernat III, obligaron a Pere II de Cataluña a poner fin al litigio con la firma del Pariatge de 1278. Hasta la elaboración de la actual Constitución, Andorra estuvo regida por este acuerdo.

Existen algunas visitas que se antojan indispensables para realizar en Andorra. Como la de sus iglesias. La de Sant Serni de Nagol (año 1055) está cerca de Sant Julià de Loira. El edificio es de una sola nave y data del año 1055. En su interior hay pinturas románicas que han sido restauradas. A la iglesia de Sant Martí se accede por un camino desde el pueblo de Nagol y es románica (siglo XII)

La iglesia de Sant Romà d’Auvinyà es prerrománica del siglo X y la de Sant Esteve se encuentra en el pueblecito de Juverni. La iglesia de Santa Coloma, situada en el pueblo que hay antes de llegar a Andorra la Vella, es una de las más interesantes y antiguas. La iglesia parroquial de Sant Esteve se encuentra en el casco antiguo de Andorra la Vella. Hay que ir a verla.

esqui_andorra
Una de las mayores aficiones en Andorra es la práctica del esquí.

Pinturas románicas

Si el viajero sube por la carretera CS-200 hacia el lago de Engolasters se topa con la iglesia de Sant Miquel. Las pinturas románicas que decoraban el interior se encuentran en el Museo de Arte de Catalunya (MNAC) y en su lugar se han colocado unas reproducciones. Para acabar esta ruta de templos, se puede acudir hasta el Santuario de Meritxell, donde reside la imagen de la patrona de Andorra.

Los verdaderos pulmones verdes de Andorra están representados por los valles de alta montaña, donde realizar excursiones o simplemente relajarse junto a un lago. A destacar tres entornos de gran interés: Valle de Ransol, Valle de Incles y los lagos de Pessons. Este último es uno de los lugares más bonitos del país, y también uno de los más accesibles, ya que se puede llegar a ellos a pie o en un autobús 4×4 que parte del aparcamiento de la estación de esquí de Grau Roig.

principado_andorra
Andorra es un principado con encanto y muchos sitios que poder visitar.

En el valle Valira d’Orient podemos ver en Mereig (Canillo) una zona de pastos donde abundan las bordes, lugar de veraneo de los primera habitantes del Principado. Un recorrido por el valle Valira del Nord nos llevará a visitar la Casa de los Aeny-Plandolit en Ordino y la Casa Rull en Sispony (La Massana), ejemplos de estilos de vida de las familias más influyentes de Andorra entre los siglos XVIII y XIX.

El uso del aguas en las sociedades preindustriales se pone de relieve al visitar la aserradora de Casa Pal y en la muela del Mas d’en Solé, una rueda hidráulica que mueve un molino de harina.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *