Home Internacional Oporto, la auténtica capital de Portugal
Oporto, la auténtica capital de Portugal

Oporto, la auténtica capital de Portugal

0
2

Algunos consideran esta ciudad a orillas del Duero la eterna segundona detrás de Lisboa; otros la ven como la auténtica capital de Portugal por su poder económico. La antigua y pequeña aldea celta que fue Oporto antaño resultó ocupada por los romanos, que convirtieron a Portus Cale en parada obligada en la ruta entre Braga y Lisboa.

En el año 456 Oporto fue tomada por el rey visigodo Teodorico II. Los visigodos gobernaron la ciudad hasta el año 716, cuando fue conquistada por los árabes. Los árabes permanecieron en Oporto hasta que fue reconquistada por el rey Alfonso I de Asturias. Tras la reconquista quedó casi abandonada hasta que, en el 880, el último rey asturiano Alfonso III el Magno la mando repoblar.

El artífice de la independencia del Condado Portulacense del reino de Castilla y León fue Alfonso Enríquez, hijo de Teresa y Enrique de Borgoña, que en 1138 venció en la batalla de Ourique a los musulmanes. Esta fecha es considerada la base de la independencia de Portugal. Cinco años después, el conde Alfonso Enríquez consiguió ser reconocido como rey de Portugal por el rey Alfonso VII de Castilla y León, con el nombre de Alfonso I Enríquez, consolidándose la independencia de Portugal.

En 1394 nació en Oporto Enrique el Navegante, hijo de Juan I de Portugal y que permitió a la ciudad y al país convertirlo en el centro europeo del comercio marítimo. Durante 60 años, de 1580 a 1640, España y Portugal estuvieron unidos en el imperio más grande jamás conocido, en tiempos de Felipe II.

oporto_duero
El río Duero a su paso por la ciudad de Oporto./Diego Delso

Oporto es una ciudad recoleta, encantadora, que invita al paseo por su centro histórico que está declarado Patrimonio de la Humanidad. Las torres del Ayuntamiento y la Torre dos Clérigos (76 metros de altura), casi idénticas, sobresalen con fuerza en este paseo. Si el viajero quiere bullicio, puede ir a la Praça da Liberdade y a la orilla del río Duero, donde se concentra la vida en la ciudad.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. En algunas calles es imposible obviar las fachadas desmoronadas. Y aunque en algunas calles los coloridos azulejos están venidos a menos, el símbolo de la ciudad es algo en lo que debe fijarse el viajero, testigos de tiempos mejores. En el vestíbulo de la Estaçâo Sâo Benito y en la cercana Iglesia de Santo António dos Congregados pueden apreciarse composiciones realmente hermosas.

La ruta sigue por el Palácio da Bolsa, construido entre 1842 y 1910, detrás de cuya imponente fachada se esconden lujosos salones y ricas ornamentaciones de pan de oro, por ejemplo en el salón árabe. Sobre la escalinata cuelgan arañas de bronce de más de una tonelada de peso. Otro punto de interés es la Iglesia gótica de Sâo Francisco, que se decoró en estilo barroco en los siglos XVII y XVIII con más de 600 kilos de pan de oro. Para completar un destacado recorrido, el viajero puede acercarse hasta el Museo de Arte Contemporáneo de Serralves.

El oro líquido de la ciudad es el oporto. Las grandes bodegas se concentran en la vecina Vila Nova de Gaia, a la que se accede por el puente Dom Luis construido a finales del siglo XIX. Las visitas dejan ver al pasar barrilles de roble y grandes silos con capacidad para decenas de miles de litros. Con el económico precio de entrada (en algunos casos, gratuito), viene incluida una cata.

Otra de las recomendaciones para visitar es el barrio ribereño de Cais da Ribeira, que exhibe todo el encanto de Oporto lleno de bares, restaurantes y terrazas. Su paseo es el punto de dlid de los tours en barco y permite echar una ojeada a los típicos barcos ravelos, al puente de Dom Luis I y a los almacenes de Oporto.

puente_oporto
El Puente de Dom Luis./Diego Delso

Después de una exhausta jornada viajera por la ciudad lusa, al viajero le apetecerá descansar. Bien merecido lo tiene. Por suerte, cuenta con una amplia oferta de alojamiento a su alcance. Por ejemplo, tiene apartamentos en Oporto baratos con HundredRooms donde poder pernoctar a precios más económicos que en los hoteles.

No es Oporto la única ciudad con historia que el viajero puede conocer durante su estancia en Portugal. La capital, Lisboa, ofrece atractivos de gran interés como el castillo de San Jorge o el elevador de Santa Justa. Sintra, por su parte, es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad que esconde unos rincones que deslumbran, mientras que la antigua Conimbriga romana (Coimbra) conserva restos antiguos que han perdurado a lo largo de los siglos.

Pero para destinos internacionales a visitar, Lugares con historia recomienda algunos que ha publicado: desde las ruinas mayas de Tikal o Chichen Itzá, a auténticos santuarios del pasado como Göbekli Tepe, Angkor Wat o Nubia.

Cómo llegar: Oporto se encuentra a 600 kilómetros de Madrid por la autovía. La única opción cómoda para llegar en tren a Oporto desde España es en tren regional desde Vigo hasta la estación de Porto Campanhã. En autobús Alsa y Eurolines realizan trayectos regulares desde Madrid (9 horas de viaje)

Dónde dormir: Grande Hotel do Porto; Rua Santa Catarina, 197; Oporto (Portugal); teléfono: 222076690.

Dónde comer: Dona Filipa; Praça Filipa de Lencastre, 62; Oporto (Portugal); teléfono: 223398500.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(2)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *