Home Castilla-La Mancha La necrópolis de Hoya Gonzalo (Albacete)
La necrópolis de Hoya Gonzalo (Albacete)

La necrópolis de Hoya Gonzalo (Albacete)

0
3

En este pequeño, acogedor y recoleto pueblo manchego emerge un yacimiento con un pasado antiquísimo y de postín que merece ser visitado. La actual población albaceteña de Hoya Gonzalo, donde se han encontrado restos del Neolítico, la Edad del Bronce, romanos e incluso árabes, cuenta con un conjunto arqueológico de un pasado remoto y guerrero, la necrópolis de los Villares.

Los iberos, aquellas comunidades indígenas locales de la zona de Levante y sureste peninsular que habitaron nuestro territorio desde al menos desde el siglo VI a. C., fueron los pobladores más destacados de toda esta zona.A escasos cuatro kilómetros de Hoya Gonzalo se levanta la fabulosa necrópolis ibérica, en las estribaciones de los Altos de Chinchilla. Pese a su escasa extensión, de apenas 0,5 hectáreas, en dicho yacimiento se han hallado conjuntos escultóricos sobresalientes, como jinetes a caballo, datados del 410 a.C., y otro tipo de guerreros, también a lomos de corceles, uno de ellos considerada la escultura ibérica de mayor tamaño, de casi dos metros de altura. El jinete va vestido de modo similar a los guerreros de Porcuna, sobre un caballo ricamente ataviado.

hoya_gonzalo_guerrero_ibero
Una escultura que representa a un jinete hallada en Hoya Gonzalo y expuesta en el Museo de Albacete./Rafael del Pino

También destaca el hallazgo de restos de cerámicas y cántaros de importación, procedentes de Grecia. Los aryballoi naucratitas, la cerámica griega o el hallazgo de un escarabeo púnico parecen dar pistas acerca de los nodos de intercambio a larga distancia en el Mediterráneo. Todos estos vestigios se exponen en el Museo de Albacete.

En la necrópolis de los Villares, situada en las inmediaciones de la antigua vía Heraclea, en una zona de gran importancia arqueológica, se han documentado más de 96 enterramientos en tres fases de excavación. La primera corresponde al periodo formativo de la cultura ibérica, en torno al siglo VI a. C.

La fase II, que abarca la práctica totalidad del siglo V a. C., se caracteriza por el hallazgo de de esculturas monumentales en tumbas tumulares, de tradición orientalizante. La última etapa de la necrópolis se desarrolla en el siglo IV a.C. y tiene como señal más relevante la aparición de armas en las tumbas.

cantaros_hoya_gonzalo
Cántaros de origen griego hallados en el yacimiento de los Villares.

Los Villares no es la única necrópolis de origen íbero que sobresale en Hoya Gonzalo. A la izquierda del pueblo, junto a unos pequeños almacenes, aparece el yacimiento arqueológico de Camino de la Cruz. En esta zona se han excavado 18 tumbas de las 33 que componen el conjunto funerario. Las tumbas halladas son sencillas; unos pequeños hoyos excavados en el suelo que llegan a perforar la roca natural, donde se coloca la urna que contiene los huesos incinerados del difunto y parte de su ajuar.

El amplio e histórico recorrido por los yacimientos dan paso a un pequeño descanso del viajero para que reponga fuerzas antes de caminar por las calles del pueblo. Una vez en el casco viejo del pueblo el viajero no debería dejar de perderse la visita a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Remedios, del siglo XVI y estilo renacentista.

hoya_gonzalo_ibero_caballo
Conjunto escultórico de guerrero ibero al que le falta medio cuerpo a lomos de un caballo.

Otro punto de interés es el Museo etnológico Camino de la Cruz, que exhibe diversos objetos y piezas de tiempos pasados, desde el siglo VII hasta principios del XX. Para concluir la visita a Hoya Gonzalo, nada mejor que acercarse hasta el molino de viento que data de tiempos del Infante Don Juan Manuel, Marqués de Villena, allá por los años 1320-1340.

Siglos atrás, Hoya Gonzalo fue aldea feudal de Chinchilla de Monte-Aragón, otra notable localidad con gran historia sus espaldas. Repoblada por el rey Alfonso X el Sabio en 1269, una treintena de años más tarde se haría cargo de la villa del propio Don Juan Manuel.

A destacar de interés para el viajero, el notable castillo de pasado no menos de lustre, ya que en sus mazmorras estuvo preso el célebre César Borgia, hijo del Papa Alejandro VI y jefe de los ejércitos vaticanos, acusado de la muerte del duque de Gandía.

Dónde dormir: Hostal el Volante; Avenida de Levante; 02520 Chinchilla de Monte-Aragón (Albacete); teléfono: 967260059.

Dónde comer: Restaurante Emporium; Arenal,69; 02520; Chinchilla de Monte-Aragón (Albacete; teléfono: 967260129 y 695381880; emporium@restaurantemporium.es.

plano yacimiento villares

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

Comment(3)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *