Home Internacional Mónaco, la monarquía reinante más antigua del mundo
Mónaco, la monarquía reinante más antigua del mundo

Mónaco, la monarquía reinante más antigua del mundo

0
0

Pletórica de legendario glamour y ostentación, Mónaco presenta al viajero su castillo de cuento de hadas colgado en Le Rocher. Pero es también un lugar que vive en pleno siglo XXI gracias al príncipe Rainiero III, que desde el comienzo de su reinado (1949) convirtió el principado en un enclave dinámico, deslumbrante y lleno de rascacielos. El casino belle-époque de Montecarlo es el legendario establecimiento donde tantas fortunas se ganaron y se perdieron. Ahondemos un poco más en su historia.

El 8 de enero de 1297, Francesco Grimaldi, disfrazado de monje, venció a la guardia de la fortaleza genovesa construida en el Peñón de Mónaco. Fue el primer Grimaldi que reinó en Mónaco y el fundador de la monarquía reinante más antigua del mundo. Carlos VIII de Francia fue el primero en reconocer en 1489 la independencia monegasca. Durante la Revolución Francesa, la familia real fue detenida y encarcelada, pero los Grimaldi recuperaron el trono en virtud del Tratado de París de 1814.

La monarquía absoluta fue sustituida en 1911 por un sistema constitucional, reformado por el príncipe Rainiero en 1962. Este descendiente de Francesco logró ampliar un 20% el área municipal y en 2002 prometió otra ampliación del 17% con el proyecto el expansión del puerto.

La banca y la industria son importantes, pero el turismo ha sido la mayor fuente de ingreso de divisas desde principios del siglo XIX, época en que un ferrocarril comenzó a trasladar desde Niza viajeros que acudían al casino y a la ópera recién inaugurados y también a las lujosas villas que convirtieron al principado en coto para ricos.

Grace Kelly, estrella de cine, llegó a Mónaco en 1954 para rodar Atrapa a un ladrón y acabó atrapando el corazón del príncipe Rainiero. La historia de amor tuvo un fin trágico en 1982 con la muerte de la princesa en un accidente de coche.

casino_monaco
Casino de Montecarlo./ sam garza

Mónaco es pequeño (menos de 2 kilómetros cuadrados) y solo 5.000 de sus 30.000 residentes son ciudadanos monegascos; el resto lo componen franceses, italianos y gentes de otras nacionalidades. Construido sobre las laderas del puerto repleto de yates, Mónaco consta de tres distritos principales. Mónaco-Ville, el barrio antiguo, a 60 metros de altura sobre el lado sur del puerto, que tiene las mejores vistas; Montecarlo con el casino y el Gran Premio de Fórmula Uno anual, en el lado norte del puerto; y Fontvielle, la zona residencial y comercial al sudoeste de Mónaco-Ville.

Mónaco-Ville es una mezcla de glamour y encanto medieval. Se accede por la empinada Rampe Major, que conduce al palacio y a la plaza con la estatua de Francesco Grimaldi, furtivo y misterios con su capa. La domina el Palais du Prince, residencia del Príncipe. Construido sobre el emplazamiento de la antigua fortaleza genovesa del siglo XIII, el palacio ha mejorado con el paso de los siglos. El cambio de guardia es a las 11.55 horas.

El billete de entrada permite acceder a 15 salones de Les Grands Appartements, con una audioguía que narra detalladamente la historia del principado y de la familia real, y hace referencia a las diversas piezas de arte y a los retratos de Grimaldi. La principal atracción del palacio es el Salón del Trono, donde se celebran desde el siglo XVI los actos oficiales de la corte. Fue aquí donde en 1956 contrajeron matrimonio civil Rainiero III y Grace Patricia Kelly.

Dirijámonos a la zona de Montecarlo. La fama de su casino, el más lujoso y opulento de Europa, hace innecesaria su presentación. Lleva el nombre de Carlos III, el príncipe que lo inauguró en 1865 con la idea de aumentar los fondos para el necesitado Estado. El plan dio resultado y Montecarlo tuvo tal éxito que cinco años después se abolieron los impuestos en el principado.

monaco_puerto
Mónaco es sinónimo de lujo y glamour./ Imagen cedida por Shuttershock

Las principales mesas de juego se instalaron en distintas dependencias, hasta que en 1878 el arquitecto Charles Garnier, autor de la Ópera de París, proyectó el hermoso edifico belle époque con cúpulas de cobre verde, torretas rococó y arañas de bronce. La fachada del casino es imponente, y hasta el lujoso vestíbulo, la entrada es libre.

A la derecha están las máquinas tragaperras y enfrente, el atrio de acceso de dos pisos con arañas de cristal, suelo de mármol y una nutrida columnata de orden jónico. Al viajero aficionado al juego ya no le resulta obligado acudir hasta una ciudad del juego como es Mónaco para hacer sus apuestas. Con un código promocional Betfair puede realizar sus apuestas desde el ordenador, a través de Internet. Si el viajero no arriesga no gana después de imbuirse del ambiente que se respira en el principado.

Cómo llegar: Mónaco se encuentra en la salida 56 de la autopista A8 si se va desde Niza y la salida 58-Roquebrune si se viaja desde Italia. En avión salen vuelos a Niza desde Madrid, Barcelona y Málaga.

Dónde dormir: Hotel Columbus; 23 Ave. Des Papalins; Mónaco (Francia) teléfono: 37792059000.

Dónde comer: Café de París; Place du Casino; Mónaco (Francia); teléfono: 37792162554.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *