Home Internacional Las Misiones españolas en Estados Unidos
Las Misiones españolas en Estados Unidos

Las Misiones españolas en Estados Unidos

0
3

España fue uno de los mayores imperios mundiales de su tiempo, allá por los siglos XV, XVI y XVII, cuando era dueño y señor de vastos territorios en Europa, América y Asia bajo la batuta de los reyes Carlos V, Felipe II y Felipe III. En el nuevo continente que descubrió Cristóbal Colón a finales del siglo XV, los españoles llegaron y colonizaron las tierras a las que llamarían Nueva España, que abarcaban gran parte de los actuales territorios de México, las islas del Caribe, América Central y el sudoeste de los Estados Unidos, así como también áreas geográficas de América del Sur.

Los actuales estados americanos de California, Florida, Nuevo México y Texas deben su origen a la llegada de los españoles, quienes se asentaron y fundaron las Misiones, asentamientos donde los misioneros de diferentes órdenes religiosas vivían y trabajaban en granjas, ranchos, huertos y talleres con el fin de convertir al catolicismo a los indígenas americanos. Una vez reforzados los muros para repeler las acometidas de las tribus indias (apaches, comanches,…) y de las potencias europeas (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Rusia), los misioneros se centraron en la evangelización católica de la población local. Y, con la cruz, trajeron el idioma, los cultivos europeos y el ganado.

alamo_texas_lugares_historia
La antigua misión española de El Álamo (Texas), donde tuvo lugar la famosa batalla.

El primer asentamiento español fundado en el actual Estados Unidos fue la ciudad de San Agustín, en el año 1565, en lo que ahora es Florida. La fundó el español Pedro Menéndez de Avilés. Las primeras misiones españolas llevaron el sello de la Compañía de Jesús. Sin embargo, la hostilidad de los indígenas y el asesinato de varios misioneros motivaron el abandono paulatino de la zona a partir de 1572. Durante todo ese periodo se asentaron en la zona al menos 124 misiones españolas.

Alrededor de la actual ciudad de San Antonio los españoles establecieron los primeros asentamientos de 1680 a 1690 en el actual estado sureño de Texas. Aunque fue el conquistador español Álvaro Nuñez Cabeza de Vaca el primer europeo que pisó territorio texano el 6 de noviembre de 1528. En busca los últimos rescoldos del mito de El Dorado, los españoles del virreinato de Nueva España atravesaron la frontera del norte. Tras la barrera de polvo y piedra del desierto no encontraron el oro, pero sí unos indios por cristianizar y una tierra fértil para la agricultura y el ganado.

Y entonces los españoles levantaron las Misiones. Fray Antonio de Olivares fundó en 1718 la primera, San Antonio de Valero, más tarde rebautizada como El Álamo. Le siguieron, pocos años después, las de Concepción, San Juan de Capistrano, San Francisco de la Espada y San José. De la expansión del conjunto surgiría la actual ciudad de San Antonio. Pero la falta de apoyo militar, las enfermedades y los continuos enfrentamientos con los apaches y comanches comenzaron con el declive de las misiones.
mision_san_jose_miguel_aguayo
Misión De San José y San Miguel de Aguayo (Texas)/Liveon001

La más popular de todas las misiones españolas en Texas fue la de El Álamo. Cuando tuvo lugar la célebre batalla que enfrentó al ejército mexicano contra una milicia de secesionistas texanos, acaecida en el año 1836, la misión española ya tenía 100 años de existencia. Tras la épica contienda, Texas proclamó su independencia y, nueve años después, en 1845, se incorporó a Estados Unidos como estado federado.

La impronta española sigue patente si el viajero apasionado por la historia pasea por el resto de las misiones. La Misión Trail, una ruta de unos 20 kilómetros entre las calles de la ciudad, las conecta todas. A diferencia de El Álamo, estas cuatro misiones siguen funcionando como parroquias católicas. Comparten el estilo sobrio del colonialismo español, con pinceladas barrocas y mudéjares que conviven con la aportación de los indios autóctonos. Pero cada una ofrece un matiz diferente.

La mayoría del más centenar de asentamientos españoles fundados en el territorio de Nuevo México fueron misiones. En el año 1598 Juan de Oñate,un noble español nacido en México, fundó San Gabriel, en la confluencia de los ríos Grande y Chama. Cuando los colonos la abandonaron en 1609 fundaron un asentamiento al que llamaron Santa Fe y la nombraron capital de Nuevo México.

mision_san_juan_capistrano
Misión de San Juan Capistrano (Texas)/Liveon001

El auge de la evangelización española por los Estados Unidos llevó a su expansión por toda California. Gracias a expediciones de militares, como Anza o Gaspar de Portolá, y religiosos, los españoles fundaron misiones que hoy son grandes ciudades Los Ángeles o San Francisco. La expansión incluso abarcó territorios más al norte de California, con el objetivo de bloquear el avance ruso, e incluso se llegó hasta Alaska.

En California, la primera misión fundada por los españoles fue la de San Diego, a cargo del misionero Fray Junípero Sierra en 1769. En el año 1823 había un total de 21 misiones en este estado, que se extendían desde el norte hasta la actual San Francisco. Fueron primero jesuitas y luego franciscanos, los que con su presencia fueron ampliando los dominios españoles por toda la zona oeste de Estados Unidos.

Los jesuitas también expandieron su influencia allende de los Estados Unidos. A lo largo y ancho de todo el continente sudamericano, misioneros de esta orden religiosa llegaron hasta Argentina para proseguir su finalidad evangelizadora entre los nativos indígenas y llegaron hasta San Ignacio, en la provincia de Misiones, para establecer la Misión San Ignacio Miní, cuyas ruinas están declaradas Patrimonio de la Humanidad.

El viajero aficionado a la historia tiene una buena oportunidad de ampliar sus conocimientos sobre las misiones españolas en territorio americano. Uno de los mejores ensayos que trata sobre este periodo es Historia De Las Misiones De La Campañía De Jesús En El Marañón Español. Si se prefiere la novela, tiene a su alcance uno de los recientes éxitos de las letras patrias, Misión Olvido, de María Dueñas. Para profundizar en la famosa batalla de 1836, el viajero dispone del libro El Álamo o la película El Álamo. Trece Días De Gloria [DVD].

La huella hispana en Estados Unidos es evidente. Para conocer un poco mejor el poso dejado en aquellas tierras, Ágora Historia entrevista a Borja Cardelús, un experto en la materia y que merece la pena escuchar:

Dónde dormir: Best Western St. Augustine I-95; 2445 Florida 16; San Agustín, Florida 32092 (Estados Unidos); teléfono: +1 904-829-1999.

Dónde comer: Hurricane Grill and Wings; 2611 SE Military Dr #108; San Antonio, Texas (Estados Unidos); teléfono; +1 210-333-4329.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(3)

  1. El rey Carlos V mencionado no existió, al que se refiere el articulo, era el Rey Carlos I . Carlos V, era el Emperador, una misma persona con dos títulos, hay que tener más cuidado con lo que se escribe. Como rey de España era Carlos I, y como Emperador, Carlos V, del Sacro Imperio Germánico Romano.

    1. ¿Que no existió Carlos V? Al monarca de los Austrias se le conoce indistintamente como Carlos V de Alemania o Carlos I de España, ya que poseía los dos títulos. No por citar uno de ellos se le exime del otro, independientemente del cargo que desempeñara en cualquiera de los territorios de los que era dueño. Sobre todo si, en un artículo se habla de su persona, para no cansar al lector, se va citando de forma alterna sus dos denominaciones, que en definitiva hacen referencia a la misma persona.

      Saludos

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *