Home Cantabria La Garma y el león de las cavernas
La Garma y el león de las cavernas

La Garma y el león de las cavernas

0
0

Junto al tigre dientes de sable y el leopardo europeo, fue uno de los depredadores más atroces de la Prehistoria. Hace 16.000 años, el león de las cavernas habitó en la cueva de la Garma, un espacio único de la cornisa cantábrica (en Omoño) que cuenta con pintura rupestres de caballos, manos primitivas en negativo, bisontes…, que han sido datadas entre el Auriñaciense y el Magdaleniense Medio (entre 29.000 y 13.500 años de antigüedad)

El león de las cavernas era descomunal de aspecto, de ahí que aterrorizara a quien se pusiera por delante. Tenía un tamaño hasta un 10% superior a un león actual, y un peso que sobrepasaba los 360 kilos.

Conocemos su aspecto gracias tanto a las pinturas y tallas de marfil halladas en cuevas como las de Chauvet y Combareilles, así como el hallazgo de dos pequeñas crías conservadas en el permafrost de las riberas del río Uyandina (Yakutia, Siberia)

cavernas_leon
Así era el león de las cavernas.

Extinguido hace unos 14.000 años, al parecer, su caza excesiva por el ser humano fue, entre otras, una de las causas de la desaparición del león de las cavernas.

La Garma se ubica en una colina de casi 200 metros de alto en la que pueden encontrarse 11 sitios arqueológicos que denotan la presencia humana desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad Media. En la cumbre aparece un castro datado en la Edad del Bronce y la Edad del Hierro.

La cueva cántabra es una especie de máquina del tiempo. En total, son unos 800 metros cuadrados de un rico depósito paleolítico único en el mundo. En su zona exterior, asimismo, se han hallado restos arqueológicos con una edad de 400.000 años, nada menos. Aunque según los investigadores, los primeros grupos humanos habitaron el interior de la cavidad hace unos 80.000 años.

cueva-Garma_cantabria
Interior de la cueva de La Garma.

La cueva de la Garma, que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, conserva ademas otros vestigios de épocas diferentes a la prehistórica. De entre los siglos VII y VIII de nuestra era datan los restos de cinco jóvenes varones depositados en el suelo de la cueva, con sus cráneos machacados tras la descomposición de los cadáveres. Curioso.

Finalizado el periodo de la Última Glaciación, sobre el año 8000 a.C. la gruta comenzó a utilizarse más como depósito que como vivienda. Sobre el año 3000 a.C. se empleó básicamente como necrópolis, mientras que los pobladores fueron ocupando los alrededores de la sima (especialmente la zona alta del Monte de La Garma), donde más tarde se asentaría el Castro de la Garma.

Recorramos su interior. La cueva de La Garma se distribuye en tres pisos fósiles y abundantes formaciones kársticas. El piso superior, donde se encuentra la única entrada transitable, cuenta con un reducido vestíbulo que continúa por una sinuosa galería que finaliza en una sima. Tras ella, se accede al piso intermedio, más amplio, que tiene su boca original cegada.

garma_cantabria
Restos de fósiles hallados en la cueva de La Garma.

Al final de esta galería se abre una segunda sima que desciende hasta la zona central del piso inferior. Este piso tiene corredores y salas de gran tamaño, sobre todo en el área de lo que fue el primitivo vestíbulo. Desde el piso inferior se puede descender, por una tercera sima, hasta el nivel activo del sistema, por donde transcurre un río subterráneo.

Otra de las cavidades naturales de Cantabria que sorprende por su historia y belleza es la del Soplao, la maravilla del Mesozoico. Esta cueva no cuenta con pinturas rupestres en su interior, pero la considerada como catedral de la espeleología por muchos es única en su especie. Sin duda, se trata de un tesoro subterráneo que se formó hace 240 millones de años.

Cómo llegar: La cavidad se abre en pleno monte de La Garma, en la localidad de Omoño (Ribamontán al Monte). Desde este pueblo, un pequeño sendero conduce hasta la boca de la galería superior.

Dónde dormir: Posada de Trapa; Barrio Villaverde Trapa, 1A; 39793 Villaverde de Pontones (Cantabria); teléfono: 942508082.

Dónde comer: El Stop; Plaza del Sol, s/n; 39793 Ribamontan Al Monte (Cantabria); teléfono: 942508827.

 

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *