Home Internacional Jerusalén (Israel)
Jerusalén (Israel)

Jerusalén (Israel)

0
2

Es la ciudad santa del Cristianismo, la más devota de todo el orbe planetario. El epicentro de las tres religiones monoteístas por excelencia. Construida hace miles de años quizás por origen divino, repleta de historia, desbordante de pasado lustroso, místico, existencial, sobrenatural. Aquí vivió y murió Jesucristo. Su memoria fascina a millones de fieles que la visitan cada año como enclave supremo de peregrinación. Lugares con historia vuelve a embarcarse de viaje para traspasar fronteras nacionales con rumbo a Jerusalén, la capital de Israel.

La considerada como Tierra Santa por los cristianos y cuya extrema devoción en tiempos pasados motivó las encarnizadas Cruzadas militares entre Occidente y Oriente durante la Edad Media, ha forjado su historia jalonada de guerras y de luchas continuas y constantes. Dominada por persas, griegos, romanos, cristianos y musulmanes, la ciudad de Jerusalén conserva una espiritualidad que invita a cualquier viajero, religioso, ateo o agnóstico, a descubrir su esencia, que la ha convertido en un destino único en el mundo.

jerusalen_lugares_historia
Panorámica de la Ciudad Vieja de Jerusalén con el Muro de las Lamentaciones en el centro de la imagen./Guilad Gonen

La historia de Jerusalén se palpa en todos los rincones que componen la ciudad. El punto de partida del viajero desplazado puede ser el corazón de la antiquísima urbe judía, la Ciudad Vieja. Rodeada de una muralla, la zona se divide en cuatro barrios; judío, armenio, cristiano y musulmán. Los recios muros, o lo que queda de ellos rodean los lugares venerados por las tres religiones mayoritarias en el mundo actual: el Muro de las Lamentaciones de los judíos (último vestigio del antiguo Templo de Salomón), la cristiana Iglesia del Santo Sepulcro y la Cúpula de la Roca musulmana.

En el primero llama la atención del viajero la amalgama de miles de fieles que a diario introducen oraciones y notas con ruegos entre las grietas de la base del muro. En la Iglesia del Santo Sepulcro se conservan algunas de las reliquias más importantes del cristianismo, como la Piedra de la Unción (sobre la que se tendió el cuerpo de Jesús antes de enterrarlo) y la tumba del considerado como Mesías. Mientras, la Cúpula de la Roca tiene para los musulmanes un significado especial, diferente: consideran que la roca que se encuentra en el centro del templo es el punto desde el cual el profeta Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios, acompañado por el ángel Gabriel.

cupula_roca_jerusalen
La Cúpula de la Roca, centro divino del Islam./Godot13

La ruta continúa y exacerba el interés del viajero por el pasado que va descubriendo. En los alrededores del muro occidental se congregan otros lugares de importancia para los judíos: el exclusivo Centro Davidson, el barrio judío con su magnífico cardo y la Ciudadela de David, en la zona sur de la Ciudad Vieja, donde surgió la antigua Jerusalén cananea e israelita.

Mientras, en el barrio cristiano el viajero puede rememorar la Vía Dolorosa o Vía Crucis, el último camino que recorrió Jesús, y que según la tradición católica iba del Tribunal al Gólgota, lugar donde fue crucificado y enterrado. El itinerario comienza en el barrio musulmán, en la Puerta del León, y pasa por las 14 estaciones del Vía Crucis para finalizar en la Iglesia del Santo Sepulcro. Como para no erizar los vellos del fiel devoto cristiano.

La fe por la religión cristiana transporta ahora al viajero cosmopolita al suroeste de la Ciudad Vieja, donde se localiza el Monte Sión, donde hace un centenar de años se construyó la Abadía de la Dormición, lugar en el que según la tradición cristiana pasó la María su última noche. En su cripta se halla una estatua de la Virgen dormida. Junto a la abadía se sitúa el Cenáculo, donde Jesús comió por última vez. O al menos, eso dicen.

Iglesia del Santo Sepulcro, donde la tradición cristiana afirma que se deposita la tumba de Cristo./Jlascar
Iglesia del Santo Sepulcro, donde la tradición cristiana afirma que se deposita la tumba de Cristo./Jlascar

No solo de historia de las religiones presume la capital israelí. También sorprenden otras atracciones turísticas modernas para los amantes de la cultura, las artes, el teatro y la música, la arquitectura y las delicias gastronómicas. Lo más actual de Jerusalén puede resumirse en unos cuantos sitios de interés, a modo de resumen: el Tribunal Supremo, el Museo de Israel, el Zoo Bíblico, la Knesset (Parlamento israelí), el Monte Herlz y el mercado Makhane Yehuda.

Viajar a Israel ofrece, además de la posibilidad de conocer la excelsa Jerusalén, disfrutar de la historia y los encantos de otros fascinantes destinos como el misticismo de Belén, la moderna Tel Aviv (uno de los más importantes destinos gay friendly del mundo), las tranquilas playas de Jaffa, Acre y Asdod, las cálidas aguas del Mediterráneo y el mar Rojo, el terapéutico mar Muerto o la opción de descender en barca por el agitado Jordán y también hacer treking en los Altos del Golán. Todo un abanico de infinitas posibilidades.

La caída cristiana de Jerusalén en el año 1187 y su toma por parte de Saladino es un interesante capítulo de la historia de las Cruzadas que es detenidamente tratado en el programa radiofónico Ágora Historia:

Dónde dormir: National Hotel Jerusalem; Al Zahra Street 4; East Jerusalem, Jerusalén 972000 Israel (Down Town East Jeruslaem); teléfono: 972 2-627-8880.

Dónde comer: Adom; Yafo St 31, Jerusalem (Israel); teléfono: 972 2-624-6242.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(2)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *