Home Andalucía Itálica, la primera ciudad romana de Hispania (Sevilla)
Itálica, la primera ciudad romana de Hispania (Sevilla)

Itálica, la primera ciudad romana de Hispania (Sevilla)

0
8

Itálica, la ciudad natal de los emperadores romanos Trajano y Adriano, se encuentra a las afueras de Santiponce, a nueve kilómetros de Sevilla. Escipión el Africano fundó la urbe en el año 206 antes de Cristo para retiro de sus veteranos. Se convirtió en la primera ciudad romana fundada en Hispania y también fuera de territorio italiano.

Itálica sigue excavándose. Ya han salido a la luz el anfiteatro, con sus evocadores pasadizos y sótanos, el foro y la calle principal, pavimentada con losas, dotada de anchas aceras y de una capaz cloaca central.

También permanecen ruinas de las casas patricias, con sus patios porticados dotados de fuente central y sus estancias decoradas con bellos mosaicos, entre los que sobresalen los denominados El Laberinto, el de Los Pájaros y el de Los días de la semana.

El anfiteatro es uno de los más grandes del mundo romano, ya que era capaz de albergar a más de 25.000 personas, aunque la ciudad nunca pasó de los 8.000 habitantes. En la arena (su óvalo mide 71 por y 48 metros) se celebraban luchas de gladiadores, simulacros de caza y peleas de animales.

El Teatro, comenzado en tiempos del emperador Augusto, tenía un aforo para 3.000 espectadores. Su cavea es casi semicircular de 77,70 metros de diámetro y delimita la orchestra de 26 metros de diámetro. Otro teatro de origen romano que merece la pena visitar es el de Medellín (Badajoz)

Otras grandes contrucciones de la ciudad romana de Itálica son las Domus de la Casa de los Pájaros, la Casa de Hilas, la Casa de la Exedra, la Casa de Neptuno, la Casa del Patio Rodio o la Casa del Planetario.

El Templo de Trajano estaba consagrado al hijo más ilustre de la ciudad, el primer emperador de origen hispano que tuvo el Imperio Romano, cuya máxima extensión fue alcanzada bajo su mandato, en el siglo II de nuestra era. Se encuentra en una plaza de la nova urbs, rodeada por una plaza porticada.

Itálica también contaba con dos complejos termales de carácter público, uno en la ciudad vieja y otro en la ciudad nueva, ambos con piscinas de agua caliente (caldarium), templada (tepidarium) y fría (frigidarium), sudatorio (laconicum) y palaestrae de ejercicio.

Las ruinas han sido objeto de visita, admiración y desolación, de numerosos viajeros españoles y extranjeros, que dejaron por escrito, y a veces dibujadas, sus impresiones; como las del anticuario y poeta Rodrigo Caro, que le dedicó la famosa canción Oda a Itálica.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(8)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *