Home Madrid Hotel Florida (Madrid)
Hotel Florida (Madrid)

Hotel Florida (Madrid)

0
0

Fue el hotel de la Guerra Civil española. Por sus 200 habitaciones y pasillos se alojaron y deambularon muchos de los protagonistas extranjeros más destacados del conflicto acaecido en el siglo XX, quienes simpatizaron con el bando republicano. Escritores de la talla de Ernest Hemingway, John Dos Passos, André Malraux, Josephine Herbst, Lillian Hellman o Antoine de Saint-Exupéry, o los fotógrafos Robert Capa y Gerda Taro residieron en un edificio que fue derruido hace 50 años.

El Hotel Florida estaba en la plaza Callao, uno de los lugares más céntricos de la capital, en plena Gran Vía. Aunque no llegaba a la categoría del Palace o el Ritz, el Florida era uno de los alojamientos más exclusivos de Madrid. Obra de Antonio Palacios (el arquitecto del Círculo de Bellas Artes y de otros nobles inmuebles de la Gran Vía), tenía diez pisos, su fachada era de mármol y los jóvenes falangistas acudían al bar del hotel con asiduidad. En su interior corría el alcohol sin restricciones, a pesar de la hambruna que sufría Madrid por aquel entonces.

florida_hotel_lugares_historia
Así era de llamativo y excelso el Hotel Florida cuando se situaba en la plaza Callao de Madrid.

España estuvo en guerra de 1936 a 1939 y los protagonistas de esta historia trataron de reflejar el conflicto desde sus plumas o cámaras además de mostrar sus simpatías con los que sufrían y combatían el fascismo. Creían en la política de la libertad de la República, pero algunos de ellos también vieron una oportunidad para relanzar sus carreras profesionales. En las mesas del hotel se escribieron muchas de las crónicas que ocuparían las portadas de los periódicos más importantes del mundo.

A veces subían a la azotea del hotel para ver a las tropas rebeldes que presionaban desde la Ciudad Universitaria. Otras, en ocasiones, marchaban al edificio de Telefónica, al otro lado de la Gran Vía, que por aquel entonces era sede de la Oficina de Prensa Extranjera de la República para enviar sus crónicas. Resultaba imposible dormir, ya que en aquella época a la Gran Vía se la conocía como avenida de los obuses o avenida del 15 y medio por el calibre de las bombas que la asolaban a diario.

florida_hotel_hemingway
Ernest Hemingway enviaba sus crónicas de la Guerra Civil desde el Hotel Florida.

En ellas, Hemingway desde la habitación 109, Marta Gellhorn o Dos Passos describían el estado de pánico que atenazaba el ánimo en el hotel cuando sonaban las alarmas antiaéreas. Hombes y mujeres a medio vestir y despeinados huían precipitadamente con sus maletas y colchones a las habitaciones traseras, los camareros y el personal del hotel no sabían si reír o llorar… Geoffrey Cox, enviado del News Chronicle inglés en octubre de 1936, prefirió alojarse en el Hotel Gran Vía, porque, decía, «el Florida era entonces muy peligroso por estar muy expuesto». El periodismo alcanzó en la Guerra Civil una inmediatez y una intimidad nunca vistas hasta entonces.

Mientras, Capa y Taro podían llevar sus equipos fotográficos al frente. La Guerra Civil fue el debut de avances tecnológicos cruciales: cámaras fotográficas ligeras y compactas, o películas de 35 milímetros, aparecieron los noticiarios filmados que se proyectaban en los cines,… De O. D. Gallagher, el enviado del Daily Express londinense, se dice que fue el único extranjero que esperó a las tropas franquistas en Madrid a punto de ser fusilado.

Pese a la crueldad de la guerra, el Hotel Florida pudo sobrevivir a los cañonazos que mostraba su fachada. Con frecuencia recibía el impacto de los proyectiles del ejército rebelde emplazado en el cerro Garabitas, el punto más alto de la Casa de Campo. Fue rehabilitado y estuvo operativo en los años 40 y 50 del pasado siglo. Pero le llegó la decadencia, la misma que sufrió toda España en la etapa negra de la inmediata posguerra. Se quiso construir en su lugar un edificio para alojar Galerías Preciados. Esta cadena compró el edificio y lo derribó para construir su centro comercial.

Dónde dormir: Hotel Rex; Gran Vía, 43; 28013 Madrid; teléfono: 915474800.

Dónde comer: Le Pain Quotidien; Calle Gran Vía, 46; 28013 Madrid; teléfono: 915231963.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *