Home Internacional Gibraltar, una de las dos míticas columnas de Hércules
Gibraltar, una de las dos míticas columnas de Hércules

Gibraltar, una de las dos míticas columnas de Hércules

0
1

Gibraltar es el Mons Calpe de los romanos, una de las dos míticas columnas levantadas por Hércules cuando visitó estas tierras para robar las manzanas de las Hespérides y los bueyes de Gerión. Visitada por fenicios y griegos en la Antigüedad, sin embargo, su nombre actual deriva del árabe Yabal Tariq, o lo que es lo mismo, ‘la montaña de Tariq’, alusivo al beréber que invadió y conquistó la península Ibérica para el Islam en el año 711.

Como es sabido por el viajero aventurero y amante de la historia, una escuadra angloholandesa ocupó el Peñón en el año 1704 durante la Guerra de Sucesión española y el Tratado de Utrecht de 1713 cedió su soberanía a la Corona británica. Gracias a su estatus colonial, los actuales habitantes de Gibraltar, muchos de ellos de ascendencia británica, andaluza, genovesa, maltesa, portuguesa, árabe o judía norteafricanana, son ricos (la quinta renta per cápita más alta del mundo) y no acaban de verle ventajas a la integración en España y en su comarca del Campo de Gibraltar.

lugares_historia_gibraltar
Gibraltar visto desde arriba./Steve

Geográficamente hablando, Gibraltar es una estrecha península situada en la costa mediterránea meridional de Andalucía, entre la bahía de Algeciras y el mar de Alborán, al noroeste del estrecho de Gibraltar que separa España de África. Tiene unos seis kilómetros de extensión y poco más de uno de ancho y está conectado a nuestro país mediante un istmo bajo y arenoso de dos kilómetros de largo.

El viajero puede visitar Gibraltar por múltiples motivos: para observar las monerías de los famosos macacos de la Roca, o para constatar que, a pesar de sus tres siglos de dominio colonial inglés. sus habitantes, los llanitos, todavía no han perdido el aire gaditano. En la colonia no hay mucho que ver, pero tampoco está de más darse una vuelta por su única calle comercial, llena de sucursales bancarias, y fotografiarse junto a un bobby moreno que habla inglés con acento gaditano, o contemplar la insólita estampa de una cabina telefónica pintada de rojo, o degustar una pinta de cerveza irlandesa en un típico pub.

macaco_gibraltar
Uno de los famosos moradores del Peñón./RedCoat

Casemates Square, en los prolegómenos de la comercial calle Real y Main Street, puede ser el punto de partida del viajero en Gibraltar, donde más afluencia de transeúntes se congrega. La ruta puede prolongarse por la catedral de Saint Mary the Crowned y la King’s Chapel, actual residencia del gobernador de la colonia británica. Si se prosigue en dirección a Southport Gate, el viajero arriba hasta el cementerio inglés de la histórica batalla de Trafalgar (siglo XIX). Y en Red Sand Road coger el teleférico para llegar hasta la cumbre de la gran roca calcárea. Solo así se puede disfrutar de la mejor panorámica posible. Incluso otear delfines deslizarse por el mar.

También puede visitarse el castillo de los Moros, con su airosa torre del Homenaje, de tapial y ladrillo, o las galerías (The Galleries), el túnel de 300 metros de longitud excavado por el ejército inglés para abrir varios portillos en el costal de la Roca desde que los hijos de la Gran Bretaña disparaban contra las baterías españolas durante el asedio de 1779-1783. También sirvieron de cuartel general del general estadounidense Dwight D. Eisenhower durante la Segunda Guerra Mundial.

parlamento_gibraltar
Parlamento de Gibraltar./Certo Xornal

Sin duda, una de las principales atracciones de Gibraltar son los animalejos moradores del Peñón. Los macacos que merodean por la Roca, que fueron introducidos por los árabes desde el norte de África, son los únicos primates salvajes que aún existen en Europa. Aunque son libres para desplazarse por todo el territorio, se suelen aglomerar en la zona del área natural protegida del Peñón. Y además de pasear por el centro, tomar el té de las cinco, como buena costumbre británica, es de obligado cumplimiento para mimetizarse con los lugareños en este peculiar entorno.

Aparte de los atractivos históricos y sociales que presenta Gibraltar para el viajero, la colonia británica es un activo centro financiero exento del IVA y que goza de ventajosas condiciones fiscales. De ellos se han aprovechado un buen número de empresas, como las casas de apuestas y juego. Jugar al póquer o a la ruleta son solo algunas otras de las posibilidades que permite el ocio en la Roca, aunque en Gibraltar los casinos suelen ser online. El Peñón es también un hervidero de compras y bullicio.

Dónde dormir: The Eliott Hotel; 2 Governor’s St (Gibraltar); teléfono: 956770500.

Dónde comer: The Clipper; Irish Town (Gibraltar); teléfono: 956779791.

En un audio de recomendable escucha, el programa Ágora Historia trata la historia y soberanía del peñón de Gibraltar. Aquí podéis descargarlo:

Otra recomendación para su escucha es la de este audio del programa radiofónico El Abrazo del Oso, que desgrana la historia del imperialismo británico, que incluye la toma de Gibraltar:

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

Comment(1)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *