Home Cataluña Figueres y Port Lligat: el corazón de Salvador Dalí (Gerona)
Figueres y Port Lligat: el corazón de Salvador Dalí (Gerona)

Figueres y Port Lligat: el corazón de Salvador Dalí (Gerona)

0
5

Su emplazamiento en el extremo nororiental de Cataluña confiere a Figueres uno de los entornos más privilegiados de la geografía peninsular, entre la turística Costa Brava y el interior histórico, punto de paso obligado en el trayecto desde y hacia Francia. Port Lligat, por su parte, es un precioso pueblo de pescadores a diez minutos de Cadaqués, dos lugares de referencia en la vida y obra del genial pintor Salvador Dalí.

Lugar de paso en la Vía Augusta romana, Figueres obtuvo sus propios fueros en 1267 de manos del rey Jaime I.En su historia, en la que se han sucedido las conquistas y las invasiones, destaca un episodio protagonizado por Huc V, conde de Ampurias, que saqueó la ciudad durante una rebelión nobiliaria contra el monarca.

 

Fernando VI mandó construir el castillo de Sant Ferran (1753-1766), una impresionante fortificación que acogería, dos siglos después, la última sesión de las Cortes republicanas en territorio español al final de la Guerra Civil. Este impresionante castillo, de 32 hectáreas de extensión y 3.120 metros de perímetro, es una de las mayores fortalezas con baluartes de Europa.

La Torre Galatea, antigua casa Gorgot (siglo XVII), otro de los vestigios del patrimonio arquitectónico militar de Figueres, fue reconvertida en el edificio actual por Dalí, en homenaje a su esposa Gala.

El Teatre Museu Dalí, erigido en el solar del antiguo teatro municipal, destruido por un incendio al final de la Guerra Civil, fue inaugurado en 1974. El edificio actual es de estilo neoclásico. El artista lo transformó en uno de los espacios artísticos más ingeniosos existentes, y en él es posible contemplar la más amplia e ilustrativa colección de la dilatada obra de Dalí.

En 1930, el pintor catalán compró una pequeña cabaña de pescadores en Port Lligat, atraído por las vistas a la bahía y los montes de olivos, así como por su intensa luz. Adquirió con el paso del tiempo otras casas aledañas donde trabajó hasta la muerte de su musa Gala en 1982.

El recorrido por la casa museo comienza en el recibidor, donde un oso polar disecado, con barretina, saluda a los invitados. Otros objetos curiosos que se encuentran son unos huevos gigantes, símbolo de fertilidad, en la parte superior del museo, una piscina en forma de pene o un porche con forma de radio.

Desde Figueres se puede acceder, en el golfo de Roses, hasta Ampurias, un apasionante yacimiento arqueológico a cielo abierto. Pero este lugar merece, sin duda, otro capítulo. También se pueden visitar la Garrotxa, Besalú o Castellfollit de la Roca.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(5)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *