Home Sin categoría Evolución de los préstamos: Desde los judíos hasta los créditos rápidos online
Evolución de los préstamos: Desde los judíos hasta los créditos rápidos online

Evolución de los préstamos: Desde los judíos hasta los créditos rápidos online

0
0

La evolución de los préstamos ha sido fundamental para el desarrollo del comercio y la economía a lo largo de la historia. Comenzando con el trueque, la difusión de la moneda, los primeros préstamos con intereses en Grecia y Roma, la evolución de los agentes bancarios y prestamistas judíos, hasta llegar a la era digital, y con ella a lo que actualmente conocemos como créditos rápidos online.

Durante mucho tiempo los judíos fueron prácticamente los únicos banqueros del mundo, llevando a cabo funciones muy similares a las de cualquier banco moderno. Existe un fundamento religioso y cultural detrás de esta afirmación. Muchos piensan que los judíos se dedicaron a las actividades financieras por motivos meramente económicos, pero lo cierto es que no tuvieron muchas más opciones puesto que estaban rodeados de limitaciones para poder llevar a cabo cualquier otra actividad económica y la mayoría de los oficios les estaban vetados.

En cuanto al pretexto religioso, tanto la religión cristiana como la islámica prohibían de forma estricta realizar préstamos con intereses, en cambio, la religión judía era la única que no tenía restricciones para comerciar con el dinero, por lo que los judíos fueron los únicos que pudieron convertir el préstamo en un negocio. Esto explica por qué muchos judíos se dedicaron al comercio y contribuyeron tan notablemente al sistema financiero mundial.

banqueros_medievo
El oficio de banquero nace en la Edad Media.

Algunos de los primeros en acudir a este medio de financiación fueron los comerciantes, que necesitaban contar con capital por adelantado para poder hacer frente a la compra de mercancías. Por su parte, los antiguos monarcas también se endeudaban para costear las guerras, pues los impuestos no eran suficientes ni inmediatos para cubrir los tremendos costes bélicos.

Sin ir más lejos, el descubrimiento de América, uno de los hallazgos más insólitos de la historia, pudo realizarse gracias a un préstamo, pues como bien se sabe fueron los Reyes Católicos los encargados de financiar la expedición de Cristóbal Colón hacia el nuevo mundo.

Tal y como nos cuenta la historia, el acceso a los préstamos se ha transformado completamente a lo largo de los siglos. En sus inicios se trataba de un servicio disponible solo para la nobleza y para esa pequeña parte de la sociedad con más poder y nivel adquisitivo alto.

Pero a partir del siglo XVIII, con la creación de los primeros bancos comerciales en Europa y posteriormente en otras partes del mundo, mucha más gente pudo acceder a estos créditos; hasta la actualidad, en la que prácticamente cualquier persona puede cumplir los requisitos para que se le conceda un préstamo.

El progreso de Internet y las nuevas tecnologías han traído consigo el desarrollo de la banca a través de nuevos canales digitales, y con ello un nuevo concepto de crédito que sirve para cubrir necesidades diferentes a las que la sociedad ya tenía preestablecidas: son los llamados créditos rápidos online.

No tienen nada que ver con los préstamos clásicos con los que todo el mundo está familiarizado a los que se acude en el momento de comprar una vivienda o un coche. Son créditos que normalmente ofrecen cantidades de dinero más pequeñas y por lo tanto son mucho más fáciles y rápidos de conseguir.

La finalidad de este nuevo servicio financiero es la de cubrir posibles imprevistos y gastos puntuales que puedan surgir dentro de la economía familiar. Se trata de un pequeño apoyo económico adicional que puede ayudar a resolver tanto esos momentos de dificultades inesperados como el eventual deseo de regalar o celebrar algo que así lo merezca. Ya sea para solventar la reparación de un elemento esencial en nuestro día a día como para festejar un acontecimiento importante o hacer un posible viaje.

cuadro_fugger
El alemán Jakob Fugger fue un magnate de los mercados del siglo XVI.

Estos créditos rápidos comenzaron a surgir a partir del año 2000 en España y desde entonces no han parado de aparecer empresas financieras online ofreciendo este tipo de servicio. Hay muchos motivos que explican su éxito y que cada vez haya más personas que acudan a esta alternativa. Son rápidos y fáciles de conseguir.

Desde casa, tan solo rellenando un sencillo formulario y sin necesidad de presentar ninguna documentación física adicional, se puede comprobar la cantidad a la que se puede acceder, el tiempo necesario y deseado para devolverlo, así como el interés aplicado según la cantidad, y todo esto en cuestión de pocos minutos. Igualmente, una vez aprobado el crédito, tarda menos de 15 minutos en estar disponible en la cuenta del cliente.

Y es que como vemos, Internet, lejos de pasar desapercibido por el mundo de las finanzas, y por consiguiente, por el mundo de los préstamos, lo ha transformado por completo. Nada tiene que ver el procedimiento a seguir para conseguir un préstamo de antaño con las posibilidades que ofrecen las empresas gracias a las nuevas tecnologías hoy en día.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *