Home Colaboraciones El plan de… Jesús Callejo
El plan de… Jesús Callejo

El plan de… Jesús Callejo

0
0

Por el pueblo del conquistador extremeño Vasco Núñez de Balboa (descubridor del océano Pacífico) pasaron fenicios, romanos, árabes y cristianos. Pero fueron los templarios quienes dejaron una mayor huella. En la máquina del tiempo de Lugares con historia hoy nos vamos de viaje a Jerez de los Caballeros de la mano del escritor e investigador Jesús Callejo para conocer su pasado.

El director del programa radiofónico La Escóbula de la Brújula y autor, entre otros libros, de La España fabulosa, La España Extraña o Sabiduría Ancestral De Las Plantaspone su atención en la Torre Sangrienta del castillo de la localidad pacense, “por todo lo que tiene de épica, legendaria y heroica, sobre esos últimos caballeros que se resisten a renunciar a la Orden del Temple y que mantienen de una manera kamikaze, y casi romántica, un bastión que se ha convertido ya en un símbolo”.

torre_sangrienta
La Torre Sangrienta permanece en pie.

Jerez de los Caballeros se convirtió en el último baluarte defensivo de la Orden del Temple en el suroeste extremeño y se le asocia una leyenda sangrienta. En su Torre del Homenaje fueron degollados los últimos templarios rebeldes (en torno a 60), que se resistieron a entregar la villa de al rey Fernando IV de Castilla, cuyos cuerpos fueron, además, arrojados desde sus almenas.

“Tras la disolución injusta decretada por el papa Clemente V en 1312, acusada de herejía y malas prácticas tras una terrible campaña de desprestigio organizada por Felipe IV, rey de Francia, los reinos cristianos de la Península Ibérica se vieron obligados a acatar la bula del papa y ordenaron a las diferentes encomiendas templarias que renunciaran a la Orden y entregaran sus tierras o morirían en la hoguera como herejes”, explica Callejo, cuyo último trabajo es Grandes misterios de la arqueología.

callejo_jesus
Jesús Callejo dirige en la actualidad el programa de radio ‘La Escóbula de la Brújula’.

Los templarios que defendían Jerez de los Caballeros se negaron a acatar dicha orden “y decidieron defender el sitio hasta la muerte”, aclara el investigador leonés. Según el autor de xxxx, los templarios “aguantaron estoicamente el asedio de la fortaleza hasta que fueron acorralados en la Torre del Homenaje, donde finalmente fueron degollados por las tropas reales”.

Desde entonces a la Torre del Homenaje se le conoce como Torre Sangrienta, “y el espíritu heroico de aquellos caballeros quedó para siempre entre los muros de la fortaleza”, comenta Jesús Callejo. Hoy sigue presente en la villa con sus casi 20 metros de altura.

A Jerez de los Caballeros se llega por la carretera N-435, a escasa distancia de la frontera portuguesa. Los expertos creen que la localidad extremeña se corresponde con la antigua Cerriana, citada por Plinio y, según la tradición, fundada por los fenicios.

Los romanos la llamaron Fama Iulia, los árabes la rebautizaron con el nombre de Xerisa y construyeron para su defensa una enorme fortaleza medieval. Alfonso IX de León la conquistó a principios del siglo XIII. Fernando III el Santo la repobló con gentes de Galicia y la llamó Jerez de Badajoz. Por su parte, en 1525 Carlos V le dio el título de ciudad y Felipe III le concedió voto en Cortes.

La visita a Jerez de los Caballeros requiere tiempo para recorrer sus muchos rincones y, especialmente en verano, descansar de las caminatas a la sombra de alguna terraza. Jerez figura no solo entre los principales conjuntos monumentales de Extremadura, sino de toda España.

jerez_caballeros_templo
Jerez de los Caballeros está repleto de iglesias y patrimonio histórico./ Imagen cedida por Shutterstock

La iglesia de Santa María de la Encarnación (siglo XV), es la más antigua de la villa, y se alza sobre el solar de un antiguo templo visigodo. La iglesia de San Bartolomé (siglo XV), conserva una de las joyas arquitectónicas de la ciudad, su torre (siglo XVIII), construida tras derrumbarse la anterior.

La iglesia de San Miguel (del siglo XV) nada tiene que envidiar a la anterior por la decoración y los elementos de su fábrica. Mientras, la iglesia de Santa Catalina (siglo XVIII) tiene una torre barroca, bellamente ornamentada, pero en contraste con las anteriores, es más austera.

El castillo, construido por los caballeros templarios, conserva sus muros y torres. El Ayuntamiento antiguo (siglo XVI), alzado en tiempos de Felipe II, sufrió una amplia reforma casi un siglo después para adecuarlo a las necesidades administrativas de una población en creciente desarrollo.

templo_jerez_badajoz
Iglesia de Santa Catalina.

Visitar Jerez de los Caballeros y, en concreto, la Torre Sangrienta, es una cita obligada para el viajero amante de la historia. Desde que tuvo lugar aquel suceso, este lugar permanece encantado por los antiguos templarios, cuyas almas tientan a reaparecer a las doce de las noches sin luna, alzando la espada de Damasco y dispuestos a participar en las Cruzadas de Tierra Santa.

Cada mes de julio tiene lugar en la localidad la celebración del Festival Templario, en el que los lugareños, ataviados como mendigos, clérigos, mercaderes y por supuesto soldados, viajan en el tiempo a la Edad Media para revivir la derrota de la Orden del Temple y con ella el fin de una era.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *