Home Galicia El Coto Mixto, como Andorra, pero entre España y Portugal (Ourense)
El Coto Mixto, como Andorra, pero entre España y Portugal (Ourense)

El Coto Mixto, como Andorra, pero entre España y Portugal (Ourense)

0
0

Un reducto al margen de España y de Portugal. Del siglo XII al XIX tres aldeas de Ourense disfrutaron de una singularidad propia, semejante a la de Andorra. En tierra de nadie, en un lugar perdido de la provincia gallega, más al sur, entre Verín y Xinzo de Limia, en linde con el país vecino de la península ibérica, existió el Coto Mixto, un antiguo territorio en el que hasta el Tratado de Lisboa de 1864 cada lugareño escogía libremente la nacionalidad española o lusa, aunque el terreno sobre el que se asentaba en sí no estaba ligado a ninguna de las dos coronas.

Tres pequeñas aldeas (Santiago, Meaus y Rubiás) conformaron un territorio autónomo, llamado hasta hoy Couto o Coto Mixto, una exigua república de escasos 27 kilometros cuadrados y apenas 200 habitantes que se regía por las disposiciones de sus lugareños, comerciaba libremente y en la práctica no dependía políticamente de ninguno de sus dos vecinos geográficos. Un juez o jefe político, elegido por los ellos mismos, constituía la máxima autoridad gubernativa, administrativa y judicial, auxiliado por tres hombres de cada aldea, llamados hombres de acuerdo, y un vigairo de mes, el agente ejecutor.

La situación geográfica e histórica del Coto Mixto es un caso peculiar del pasado de España./transgrediendo.com
La situación geográfica e histórica del Coto Mixto es un caso peculiar del pasado de España./transgrediendo.com

El Coto nació ligado al Castillo de Piconha, vinculado en el tiempo con la Casa de Braganza, en la Baja Edad Media. La originalidad de este enclave fue la de mantener su propia organización, al margen del poder y autoridad que ejercían españoles y portugueses. La ausencia de un señor medieval en torno al cual se cohesionase un embrión de Estado, hizo que el Couto Mixto no figure hoy en los mapas.

Los vecinos de este menudo reducto gozaban de derechos tales como los de asilo (para huidos de la justicia hispana y lusa), el de no dar soldados, la exención de impuestos, la libertad de comercio o la libertad de cultivos. Para poder ejercitar dichos privilegios, respecto al aspecto comercial, disponían de un camino inmune a la acción de las guardias fronterizas, que comunicaba el Coto con la villa portuguesa de Tourém.

Cuando la independencia finalizó en 1868, tras una laboriosa negociación que duró más de una década, comenzó un fluido contrabando entre España y Portugal que duró hasta bien entrado el siglo XX. De Portugal se traía tabaco, medicamentos, jabón, azúcar, bacalao y sal. En sentido inverso fue muy curioso un contrabando legal consistente en calzado nuevo.

placa_coto_mixto
El Coto Mixto pertenece a Ourense, pero antaño estuvo en tierra de nadie.

En la actualidad, el antiguo territorio de Coto Mixto se asienta entre los actuales municipio de Calvos de Randín y Baltar. De los tres pueblos que conformaban el Couto, Meaus es el que tenía más comercio, lo que se refleja en sus casas. Muchas de ellas tienen muebles antiguos y aperos de labranza en desuso. En Rubiás todavía queda en activo un molino comunal de harina, y en Santiago se ve el escaño corrido de piedra en el atrio de la iglesia, en donde deliberaban las autoridades. El templo conserva un retablo de madera del siglo XVII, una joya que aguarda los fondos públicos necesarios para su restauración.

El paisaje del Coto Mixto no es el típico galaico de suaves colinas, bosques, prados verdes y viñedos. En este valle se ven algunas cabezas de ganado y árboles, entre los que destacan algunos castaños de noble porte, con cuyo fruto se hace un exquisito marron glacé. Las casas son de piedra de granito, donde abundaban las cuadras, ahora reconvertidas para otros menesteres, y en la planta de arriba estaban las propias viviendas, orientadas hacia el sur. En algunas puertas todavía hay en la aldaba un ramito de saúco para ahuyentar los insectos y los malos espíritus.

La excepcional curiosidad territorial e histórica que ha padecido el Coto Mixto no le anda a la zaga a la que experimenta otro reducto particular, el de Llívia. Esta localidad gerundense es una isleta de tierra española rodeada de tierra francesa a ocho kilómetros de Puigcerdá, en el Pirineo oriental. Constituye un curioso enclave de España en Francia. El único en el extranjero. Y es que en virtud del Tratado de los Pirineos de 1659, España entregó a Francia los 33 pueblos de esta comarca (zona oriental de la Cerdaña), pero Llívia se excluyó del expolio porque ostentaba el título de villa, privilegio concedido por el emperador Carlos V, por lo que continuó bajo dominio de la Corona española.

Dónde dormir: Casa Rural Couto Mixto; Rua Canastro, 1 en San Paio de Abades; 32633 Baltar (Ourense); teléfonos: 677468476 y 601295839.

Dónde comer: Restaurante O Cepo; Sargento Seoane, 55; 32632 Baltar (Ourense); teléfono: 988466624.

mapa coto mixto

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *