Home Andalucía El Argar, ¿el primer estado europeo?
El Argar, ¿el primer estado europeo?

El Argar, ¿el primer estado europeo?

0
5

Los hallazgos de los dos últimos años en el sudeste de la Península Ibérica testimonian la presencia, hace cuatro milenios, de una civilización militarista y agresiva en un área delimitada por los ríos murcianos y almerienses. Hacia el interior de ambas provincias se habría expandido por la fuerza, y alcanzaría también zonas de Jaén, Granada e incluso Ciudad Real y Alicante. A esta cultura se la conoce con el nombre de El Argar (por uno de sus yacimientos en Almería) y se cree que fue una de las pioneras en tener una organización política jerarquizada, quizá uno de los primeros estados.

La aparición en 2014 de una tumba principesca en uno de estos yacimientos, el de La Almoloya, en la población marciana de Pliego, ha dado alas a los expertos para revisar al alza la valoración de los detalles e importancia de la cultura argárica. De entre las 50 tumbas halladas, esta ocupaba un lugar privilegiado, junto a la cabecera de la sala de audiencias de un complejo palacial.

En ella se guardaban los restos de un hombre y una mujer a los que se había enterrado con una treintena de ricas ofrendas y piedras semipreciosas. La diadema de plata que ceñía el cráneo de la mujer es la joya de la corona de este tesoro funerario, que a todas luces parece pertenecer a una pareja gobernante.

Las poblaciones de El Argar sorprenden por muchos factores. Es muy llamativa su situación en lugares de difícil acceso, que suelen tener dos características comunes: permiten una fácil defensa y se hallan estratégicamente situados en altura, de forma que desde ellos se controlan grandes zonas de territorio en todas las direcciones. En muchos casos eran, además, enclaves previamente no habitados.

En La Almoloya, las construcciones de tipo residencial se situaban en la parte más elevada de una meseta, a la que solo se podía ascender trabajosamente por un único camino con un fuerte desnivel. Con el estudio de este yacimiento murciano, que ha estado casi 70 años abandonado e incluso ha sufrido expolio, el equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona que encabeza los trabajos espera conocer un poco mejor a un pueblo que encierra muchas incógnitas.

Parece que habría contado con una elite militar que dominaba los campos de cereales y tenía bien organizada su explotación. Este sistema de control político de la producción económica pondría a El Argar en el centro de funcionar como un estado. Por esta razón, los investigadores hablan de la necesidad de desvelar todos los detalles posibles de la que pudo ser “la primera arquitectura política occidental”.

almoloya_argar
Yacimiento de la Almoloya, perteneciente a la cultura argárica.

La ruta de El Argar abarca varios poblados de la Edad del Bronce (entre 1800 y 1300 a.C.) Destaca el de Antas, descubierto y excavado por Luis Siret. El Argar, cultura que sucede a Los Millares, se caracteriza por la explotación y comercialización de yacimientos minerales, los avances en técnicas agropecuarias, el cuidado de las vías de comunicación y una organización social y fronteriza más compleja.

El yacimiento arqueológico de El Argar es famoso porque ha dado nombre a toda una cultura prehistórica que se desarrolló fundamentalmente en el sudeste español, aunque su influencia se extendió mucho más allá de sus fronteras originales. Esta cultura se desarrolló en la fase del Bronce antiguo y se prolongó hasta la del Bronce medio. Sería el paso de la cultura del Cobre o calcolítica a la del Bronce.

En la cultura argárica, la elección del cerro donde se construía el poblado era fundamental; siempre con grandes posibilidades defensivas. Se amurallaba, pero no todas las casas estaban dentro del recinto, sino que algunas se construían extramuros. Los agáricos construyen casas rectangulares y divididas internamente por tabiques y sepultan a sus muertos individualmente en distas o pithoi (pithos), una especie de urnas o tinajas. En el yacimiento se puede observar como la cultura de la muerte está muy desarrollada en los túmulos funerarios.

huesos_argar
Restos de un cráneo de la sepultura 62 de El Argar./Ben2

Desaparecen las representaciones simbólicas en cerámicas e ídolos, pero se da mucha más importancia al ajuar, ya que, gracias a él, se han podido distinguir al menos cuatro capas sociales diferentes. Ya era una sociedad muy jerarquizada, en la que la masa trabajaba para una minoría que se caracterizaba por una posesión abundante de los metales y objetos de lujo. La necesidad de metales llevó a la población argárica lejos de sus territorios, como a Peñalosa, en Sierra Morena.

La provincia de Almería depara más rumbos al pasado al viajero ávido de nuevas experiencias históricas. Lejos de aquellos tiempos remotos, tratados en este artículo, surgen opciones de interés como Gádor, Mojácar o hasta el mismísimo desierto de Tabernas, el plató de los espagueti western más famosos de la historia del cine del Oeste. O también el Cortijo del Fraile o Palomares.

Cómo llegar: El Argar pertenece al municipio almeriense de Antas. El yacimiento se sitúa en un cerro amesetado en la margen izquierda del río de mismo nombre.

Dónde dormir: Mi Casa; Ctra.Nac. 340, Km. 536; 04628 Antas (Almería); teléfono: 950453048.

Dónde comer: Frandy; Paseo Del Huerto s/n; 04628 Antas (Almería); teléfono: 950453351.
Zona de extensión de la cultura argárica en el sudeste de la Península Ibérica.
Zona de extensión de la cultura argárica en el sudeste de la Península Ibérica.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(5)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *