Home Andalucía El Aljarafe (Sevilla)
El Aljarafe (Sevilla)

El Aljarafe (Sevilla)

0
0

Rica en tradiciones, cultura, historia y arte. Así es la gran azotea de Sevilla. La comarca andaluza del Aljarafe rezuma un pasado de quilates por todos los poros. De su antiquísimo pasado dan fe, por ejemplo, los túmulos megalíticos de la Pastora, Matarubilla y Ontiveras, que se remontan a la Edad del Cobre. Una de las culturas más antiguas que se estableció en el lugar fue la de Tartessos, cuyo legado más conocido es el tesoro del Carambolo, encontrado en el lugar del mismo nombre cercano a Castilleja de la Cuesta y perteneciente al municipio de Camas.

Más tarde fueron los romanos quienes ocuparon la zona. Llamaron Vergetum (vergel) a la actual Aljarafe, debido a su fértil producción y exportación de vino y aceite a Roma y otras ciudades del Imperio. De aquella época se conserva el puente romano de Aznalcázar y algunos mosaicos en Castilleja del Campo.

italica_anfiteatro_lugares_historia
Anfiteatro de Itálica./Pufacz

Sin embargo, como poderoso enclave durante la dominación musulmana de Al-Ándalus, Tierras Altas, como así llamaron a esta comarca del oeste sevillano, fue durante este periodo cuando alcanzó su mayor esplendor. Sus fértiles suelos en los que predominan el olivar, los frutales y las vides han dejado huella arquitectónica en pórticos y ventanas, alquerías, ermitas, azulejos o iglesias de estilo mudéjar.

Los árabes controlaron estas tierras, pero se toparon con un duro enemigo que les dio batalla: los vikingos, que, procedentes de las costas gallega y portuguesa trataron de remontar el río Guadalquivir tras saquear poblaciones enteras como Medina Sidonia o Cádiz. Fue entonces cuando el califa de Córdoba Abd al-Rahmán II organizó un ejército para defender sus posesiones. Más le valía.

La batalla de Tablada enfrentó al emirato andaluz con las huestes de piratas vikingos a finales del año 844 en la comarca del Aljarafe. Según las crónicas musulmanas, la victoria árabe fue aplastante. Se dice que 30 naves normandas fueron quemadas y cerca de 20.000 invasores perecieron, una cifra que parece exagerada. Después de la contienda, los supervivientes nórdicos saquearon la localidad onubense de Niebla y prosiguieron rumbo hacia la costa noroccidental de África.

castilleja_lugares_historia
Plaza de Santiago de Castilleja de la Cuesta./Grez

Dos joyas del rico patrimonio del Aljarafe son el Palacio de Hernán Cortés, en Castilleja de la Cuesta, y la residencia del Conde Duque de Olivares, en el municipio de mismo nombre. Junto a estas dos localidades componen la comarca del Aljarafe otros municipios como Bollullos de la Mitación, San Juan de Aznalfarache, Santiponce, Tomares, Villanueva del Ariscal, Bormujos, Camas, Espartinas, La Puebla de Cazalla y muchos más. En total son 24.

Los amantes del pasado tienen en Santiponce otra excursión de obligadísima visita: el conjunto arqueológico de Itálica, las ruinas de la antigua ciudad romana fundada por Escipión y cuna de dos emperadores hispanos que tuvo Roma: Trajano y Adriano. Bajo su mandato, el Imperio alcanzó y mantuvo su máxima extensión territorial en el siglo II.

Castilleja de Guzmán tiene de interés el Jardín Histórico de J. Nicolá Forestier para los amantes de la botánica, y los devotos de la cerámica tienen que ir a Salteras para contemplar la mejor colección de cerámica de la famosa fábrica Pickman-La Cartuja. Ya del siglo XIX merece la pena también visitar la Hacienda Pata de Hierro que, sita en Villanueva del Ariscal, alberga una de las bodegas más conocidas de la zona, la de Góngora.

mausoleo_pedro_segura_lugares_historia
Mausoleo de Pedro Segura y Sáez./cuadernoderutas.files.wordpress.com

En el año 1942, el arzobispo de Sevilla por aquel entonces, cardenal don Pedro Segura y Sáez, emprendió la magna empresa de construirse sobre la cornisa del Aljarafe un magnífico mausoleo de indefinible estilo, entre mudéjar y barroco, que perpetuara su memoria. La parte principal, sobre la capilla que contiene los restos del cardenal y su idolatrada hermana Elena, adopta la forma de la Giralda y sirve de pedestal a una gigantesca imagen del Sagrado Corazón de Jesús. El conjunto, que alcanza los 42 metros de altura, es visitable desde la ciudad y sus alrededores.

El interesante complejo funerario-religioso, también conocido como ‘el Vaticano del cardenal’, comprende, entre otros edificios religiosos, tres iglesias, un vía crucis que zigzaguea cornisa arriba, con sus cruces estacionales, un parque aterrazado que se jalona con altares pasionistas y puntos de reposo y meditación adornados de imágenes pintadas o esculpidas. Poca cosa. Con la Iglesia ha topado el viajero.

Dónde dormir: TRH Alcora; Ctra. de Tomares, km 1; 41920  San Juan de Aznalfarache (Sevilla); teléfonos: 954349600 y 954769400; reservas@hotelalcora.com.

Dónde comer: Restaurante Ventorrillo Canario; Avenida Extremadura, 13; Santiponce (Sevilla); teléfono: 955996700.

plano aljarafe

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *