Home Castilla-La Mancha Las Cuevas de Hércules, la Mesa de Salomón y otros tesoros… (Toledo)
Las Cuevas de Hércules, la Mesa de Salomón y otros tesoros… (Toledo)

Las Cuevas de Hércules, la Mesa de Salomón y otros tesoros… (Toledo)

0
1

Las llamadas Cuevas de Hércules, en el callejón de San Ginés, número 3, son el producto de la compleja historia arquitectónica de la ciudad de Toledo a la que se añaden persistentes leyendas que a veces desvirtúan el carácter de los edificios.La capital manchega es ciudad imperial, custodia de misterios sagrados y de enigmas insondables.

En época romana existía en este lugar un gran aljibe que sirvió de cimiento primero para un templo visigodo y en el siglo XII para una iglesia dedicada a San Ginés, que se abandonó en el siglo XVIII y fue demolida en 1841. Sin embargo, se conservan algunos muros, parte de la sacristía y los sótanos.

Una persistente leyenda identifica estos sótanos con la mítica Cueva de Hércules, considerada una especie de universidad de prácticas mágicas. Muchas personas creen que estos sótanos del solar de la iglesia de San Ginés son la entrada de galerías que conducen a aposentos secretos, un laberinto que conecta con minas que se prolongan fuera de la ciudad.

La historia de la cueva habla del mítico héroe griego, de España, de la ambición de los hombres en encontrar lo prohibido y del precio que pagaron por anhelarlo. Una historia que ha atravesado los siglos y que se mantiene en la memoria de las piedras que aún aguantan el paso de los años.

Dice el paso del tiempo y la memoria selectiva que por España pasó el hijo del dios Zeus. Su periplo por la Península Ibérica lo llevó a distintos lugares. Hércules llegó al final del mundo, Finis terrae (la actual Finisterre), y fundó ciudades como La Coruña y Toledo. En esta última decidió levantar una de sus residencias.

cueva_toledo
Las Cuevas de Hércules han dado lugar a unas cuantas leyendas en la historia de España./ Carlos Delgado

Fue en medio de la ciudad castellana donde construyó uno de sus palacios. En él, cuenta le leyenda, guardó incontables tesoros (joyas, metales preciosos y obras de gran valor, como la Mesa de Salomón) y se practicó la magia y la alquimia. Cuando el héroe griego se marchó, dejó toda aquella riqueza en los sótanos de su palacio, en unas cuevas. Pero no los dejó solos. Mandó construir una puerta a la que cada rey nuevo que hubiera en Toledo debía coloca un candado.

Otra leyenda asegura que el godo don Rodrigo, nada más llegar al trono en 710 osó entrar en las Cuevas de Hércules desafiando la inscripción disuasoria de su formidable puerta que venía a decir “Rey, abrirás estas puertas para tu mal”. Se dice que el último rey godo rompió 27 cerrojos antes de abrir las puertas junto a sus hombres. Mientras, según el historiador árabe Según Al Razi, conocido como el moro Rasis, la casa guardaba los secretos de un antiguo rey griego dominador de Al Andalus.

En 1546 el cardenal Silíceo hizo explorar la cueva: “A cosa de media legua toparon con una mesa de piedra con una estatua de bronce, después pasaron adelante hasta dar con un gran golpe de agua”. No se atrevieron a proseguir y regresaron. En 1839 nuevos exploradores se descolgaron con cuerdas hasta un osario cuya entrada cerraba una pesada losa y encontraron vestigios de construcciones antiguas, pero la probable entrada de la cueva estaba taponada por los escombros.

entrada_cuevas_toledo
¿Oculta la Cueva de Hércules el Tesoro de Salomón?

Doce años después, unos oficiales de zapadores descubrieron una sala subterránea, de 15 por 9 metros, con tres arcos de buena sillería que sostenían fuertes bóvedas. la construcción les pareció romana. Hacia 1929, un sacerdote toledano, Ventura López, dedujo que la cueva habría albergado “un templo asirio fenicio”. Una exploración más reciente ha testimoniado la existencia de diversas galerías, algunas quizá inexploradas, que podrían corresponder a sótanos de antiguos edificios, al depósito terminal del acueducto romano o al aljibe de una mezquita desaparecida.

Recorrer Toledo y su provincia siempre depara lugares fascinantes repletos de historia que el viajero podrá conocer. Si desea seguir el rastro de la Mesa de Salomón, debe acudir hasta la iglesia de Santa María de Melque, en Santa María de Montalbán, el monumento mejor conservado de la España altomedieval y un lugar idóneo para custodiar cualquier tesoro.

Dónde dormir: Hotel Real de Toledo; Calle de Real del Arrabal, 4; 45003 Toledo; teléfono: 925229300.

Dónde comer: Alfileritos; Calle de Alfileritos, 24; 45003 Toledo; teléfono: 925239625.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(1)

  1. Pingback: Título del sitio

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *