Home Edad Contemporánea Cuacos de Yuste y su cementerio alemán
Cuacos de Yuste y su cementerio alemán

Cuacos de Yuste y su cementerio alemán

0
0

La villa cacereña acoge el único camposanto militar germano de toda España, con los restos de casi dos centenares de soldados fallecidos durante las dos guerras mundiales, en territorio español o cerca de sus costas. Y muy cerca se halla el monasterio de Yuste, el palacete que acogió el retiro espiritual físico, psíquico y espiritual del emperador Carlos V.

En la comarca de La Vera, en una ladera de la sierra de Gredos, las sombras de los olivos proporcionan sombras a una formación de cruces grisáceas casi idénticas. Son casi 200 de granito, que guardan la misma proporción y alineación incólume.

El cementerio alemán consta de casi 4.000 metros cuadrados repletos de robles y alcornoques. Además de las tumbas de los caídos, claro está. Al lado de la carretera que sube al monasterio, una pequeña muralla da paso a un sendero que conduce hasta la capilla.

Grabadas en las cruces puede leerse el nombre del militar, su rango y el día del fallecimiento. Bajo ellas se encuentran sepultados aviadores y marinos alemanes de la I y II Guerra Mundial que llegaron a las costas y tierras españolas debido a naufragios o al derribo de sus aviones: 26 de la I Guerra Mundial, 129 de la II, la mayoría pertenecientes al Ejército del Aire y a la Marina de Guerra. También los hay desconocidos.

yuste_cuacos
Cuacos de Yuste es un recoleto pueblo que invita al paseo./ Imagen cedida por Shutterstock

Destacan los 52 tripulantes de diversos submarinos: 38 fallecidos en el hundimiento del U-77, cinco pertenecientes al U-966, un tripulante del U-760, otro del U-454, uno del U-447, cinco del U-755, uno del U-955 y uno del U-39 de la I Guerra Mundial, así como numerosos pilotos y tripulantes de la Luftwaffe.

No todos los soldados enterrados perecieron en el campo de batalla; algunos lo hicieron por accidente o causas naturales. Como los que en 1944 se encontraban en Francia y que se refugiaron en nuestro país, donde fueron confinados en diferentes lugares. Otros soldados de la I Guerra Mundial recibieron sepultura en Zaragoza, Las Palmas, Madrid y Alcalá de Henares.

En junio de 1980 comenzaron las obras del camposanto. Al mismo tiempo, una joven empleada de la embajada alemana en España iniciaba la búsqueda de las tumbas de todos los soldados germanos que se hallaban distribuidas por el país con el fin de trasladarlos al cementerio de Cuacos de Yuste.

El cementerio se inauguró en junio de 1983 con una misa oficiada conjuntamente por un sacerdote protestante y el abad del monasterio de Yuste. Ninguno de los enterrados en Cáceres perteneció a la Legión Cóndor que luchó en la Guerra Civil española.

yuste_monasterio
Muy cerca del camposanto se localiza el monasterio de Yuste./ Imagen cedida por Shutterstock

Veinticinco fosas no guardan cuerpo alguno, debido a que los mismos habían sigo depositados en osarios comunes o se desconoce su destino. Son las cruces que llevan la inscripción In memoriam.

A 500 metros emerge como un legado imponente el monasterio de Yuste, que sirvió de retiro físico, sensorial y espiritual de Carlos V, el que había sido rey de España y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

El monarca pasó aquí sus últimos años cuando se jubiló en 1557 después de traspasar el negocio de la corona a su hijo Felipe II. En Yuste, el anciano emperador se dedicó a dos grandes aficiones: comer copiosamente y dar cuerda a su colección de relojes.

Dónde dormir: Hotel Rural Abadía de Yuste; Avda. de la Constitución, 73; 10430 Cuacos de Yuste (Cáceres); teléfono: 927172241.

Dónde comer: María Muñoz Gol; Calle Chorrito, 26; 10430 Cuacos de Yuste (Cáceres); teléfono: 927172327.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *