Home Castilla-La Mancha La catedral de Cuenca
La catedral de Cuenca

La catedral de Cuenca

0
0

Considerada por algunos como la primera catedral en estilo gótico que se erigió en España, Cuenca levantó su catedral sobre la antigua mezquita mayor, una vez conquistada la ciudad, en el año 1177, por el rey Alfonso VIII

Antes de la llegada de los cristianos a Cuenca, el punto neurálgico de la ciudad musulmana era su mezquita mayor, auténtico centro catalizador de la vida religiosa, política, social y cultural. Nada de extraño tuvo que el rey Alfonso VIII decidiera consagrarla al culto cristiano. En 1182 se fundó el obispado de Cuenca como un paso más en la política de consolidación y reorganización eclesiástica de las tierras reconquistadas.

cuenca_catedral
Fachada de la catedral de Cuenca.

Resultaba necesario salvar algunos obstáculos físicos importantes y la tarea no resultó sencilla, ya que el espacio que ocupaba el santuario musulmán no era suficiente para albergar el nuevo edificio, lo que obligó a explanar una zona más amplia, trabajando incluso sobre roca viva, para levantar la catedral de Cuenca.

En una primera fase, que abarcaría los últimos años del siglo XII y primeros del XIII, se levantaron la cabecera de cinco ábsides y el crucero. Después de ello se acometieron las naves con suficiente empuje como para que en 1257 los trabajos estuvieran casi acabados, aunque todavía en 1271 Alfonso X tuviera que renovar la exención de peaje a los picapedreros que extraían de la cantera los materiales para la obra y a los carreterros que los transportaban.

Características de la seo

Una vez que se traspasa el crucero y se bordea el presbiterio, la doble girola que sustituye a los ábsides primitivos produce un ensanche de la catedral que contemplado desde el exterior semeja al tambor de una muralla. Pero en el interior, vistas las bóvedas en planta, parecen una fascinante tela de araña que envuelve el presbiterio y mira hacia lo alto mientras se recorre.

En la capilla mayor, cerrada por tres rejas magníficas, destaca la de la nave mayor, obra extraordinaria por la fragilidad de sus elementos y temas decorativos, ejecutada por Juan Francés. Las dos rejas que cierran lateralmente el presbiterio son obra más tardía (1740), labradas en Elorrio (Vizcaya) por Rafael Amezúa. Al mismo siglo XVIII corresponde al altar mayor, de mármol y jaspe, según proyecto de Ventura Rodríguez.

Frente a la capilla mayor se alza el coro, que ocupa buena parte de la nave central o de los Reyes. Una magnífica reja de Hernando de Arenas da entrada al actual, del siglo XVIII, debido a Manuel Gassó, que sustituye al antiguo, de extraordinaria talla gótica, hoy instalado en la colegiata de Belmonte.

Entre las numerosas capillas de la catedral conquense es obligatorio mencionar la de los Apóstoles (1526), trazada por Juan de Alviz, con retablo de época, con tallas policromadas entre tablas pintadas del apostolado; o la del arcipreste Barba, el siglo XVI, con reja de Hernando de Arenas, adornada de figuras metálicas silueteadas en chapa de hierro repujada, y en cuyo interior se venera al patrón de la ciudad.

Capillas de interés

Asimismo, hay que citar la capilla de Santa María y de Todos los Santos, fundada por el canónigo conquense Gonzalo González de Cañamares; la llamada capilla ‘Honda’ que hoy es un pequeño museo de pinturas de los siglos XV yXVI; y la de Santa Elena, con retablo del siglo XVI.

cuenca_seo
En 1902 se derrumbó la torre de campanas de la catedral.

Un luctuoso suceso que afectó a la catedral de Cuenca conmocionó a toda España. Ocurrió el 13 de abril del año 1902. Una vez finalizada la misa de la mañana, un tremendo estruendo sorprendió a los vecinos de la plaza de la Constitución, que atónitos vieron el derrumbe de la torre de campanas de la catedral. La bóveda fue el elemento más dañado.

La catedral de Cuenca no alcanza la popularidad que tienen otros templos gótica¡os más afamadas de la Península Ibérica, como la de Toledo, León o Burgos, pero en cualquier visita a la ciudad manchega, aparte de visitar las no menos interesantes Casas Colgadas, hay que ver de cerca el templo que la preside.

Dónde dormir: La Casa de San Pedro; Calle San Pedro, 24; 16001 Cuenca; teléfono: 629063336.

Dónde comer: Taberna Albero; Calle Clavel, 1; 16001 Cuenca; teléfono: 625777534.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *