Home Comunidad Valenciana Los cuatro pueblos de Castellón que Hitler bombardeó
Los cuatro pueblos de Castellón que Hitler bombardeó

Los cuatro pueblos de Castellón que Hitler bombardeó

0
1

No fue el bombardeo de la Guerra Civil más conocido, como Guernica, en el que murieron 126 personas, ni el que sufrió un mayor número de víctimas, como el del Mercado Central de Alicante (con 300 muertos) Sin embargo, cuatro pueblos de la comarca castellonense de la comarca del Alt Maestrat (Benassal, Albocàsser, Ares del Maestrat y Vilar de Canes), sufrieron la ira de la aviación nazi, que experimentó sobre ellos un arma absolutamente secreta: los Junker 87 Stuka, los aviones que se convertirían más tarde en los más temidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Sucedió en 1938, un año antes de finalizar la contienda civil. El resultado del bombardeo deparó 38 víctimas mortales y la destrucción de aquellas pequeñas y tranquilas localidades del interior de Castellón. La Legión Cóndor probó su arma más mortífera sobre ellas, detonando bombas de hasta 500 kilogramos. Ni siquiera Franco lo sabía.

Después de la tragedia de Gernica, el caudillo pidió a la Legión Cóndor que no atacara objetivos civiles; por eso Hitler escogió cuatro pueblos pequeños de la provincia de Castellón, objetivos sin defensa, ignorantes de lo que pasaba. La Legión Cóndor no informó nunca de lo que hizo allí.

benasal_pueblo
Vista panorámica del pueblo de Benassal./19Tarrestnom65

Ha sido un vecino de Benassal, Óscar Vives, quien ha recobrado el interés por aquella trágica historia después de visitar el archivo militar de Friburgo (Alemania) y encontrar un amplio informe con documentación gráfica sobre los bombardeos de su pueblo. Ahora, una productora valenciana ha entrevistado a los supervivientes y familiares de las víctimas para elaborar un documental que rememore un episodio de nuestra historia que ha pasado desapercibido.

Benassal es una visita recomendable no solo por el atractivo de su casco urbano, que aún conserva dos de las torres de la antigua muralla, casonas nobiliarias, como el palacio de los Cutanda y la plaza a la que da la iglesia de la Asunción, sino también por la ganada fama del balneario que surgió en orno a la fuente d’en Segures, cuyas aguas son muy valoradas desde hace varios siglos para tratamientos renales.

Si el viajero toma la carretera CS-802 llega a Albocàsser, donde los amantes del arte medieval podrán disfrutar contemplando en la ermita de San Juan un retablo de los Santos Juanes, del siglo XIV y, en la ermita de la Esperanza, otro retablo, este del siglo XV, atribuido a Marçal de Sax. Muy cerca se hallan unas pinturas rupestres de fama mundial: las del barranco de la Valltorta, en el que confluyen los términos municipales de los de Albocàsser, Tírig y Cuevas de Vinromà, y al que se accede a pie desde la carretera que enlaza Albocàsser y Tírig.

Ares del Maestrat se encuentra a 1.122 metros de altitud, a los pies de la Muela de Ares, lo que garantiza unas majestuosa vistas desde el caserío, obligadamente escalonado por su adaptación a la pronunciada pendiente de la ladera. No se debe pasar de largo sin tener en cuenta que en el barranco de Gasulla (término municipal de Ares), se encuentran las famosas pinturas rupestres de cueva Remigia, que incluyen escenas de caza que representan a hombres con arcos, toros salvajes, jabalíes, cabras hispánicas,… Desde la Montalbana, una masía que se halla junto a la carretera de Ares del Maestrat a Albocàsser se puede acceder a la cueva y a otros abrigos rupestres.

ares del maestrat
Ares del Maestrat./Enfo

A Vilar de Canes, pequeña localidad situada en la comarca del Alt Maestrat, se puede acceder desde la CV-15, por las carreteras CV-145 y CV-165 que pasan por la población. El viajero puede recorrer sus típicas calles y visitar la iglesia parroquial dedicada a San Lorenzo, patrón de esta pequeña localidad.

Una vez ya de visita por tierras castellonenses, el viajero no debe desmerecer su visita a otros lugares con historia y de indudable encanto. Uno de esos sitios es San Mateo, pequeño pueblo por el que pasaron los últimos cátaros procedentes de Francia, con Guillaume Balibaste como principal adalid, así como Morella.

Dónde dormir: Casa Rural Jaume I; Avinguda de Jaume I, 27; 12140 Albocàsser (Castellón); teléfono: 696923007.

Dónde comer: Hotel Restaurante Dares; Plaza Mayor, 3; 12165 Ares del Maestrat (Castellón); teléfono: 964443007.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(1)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *