Home Castilla y León Carrión de los Condes, cuna del Marqués de Santillana y joya del románico
Carrión de los Condes, cuna del Marqués de Santillana y joya del románico

Carrión de los Condes, cuna del Marqués de Santillana y joya del románico

0
5

Carrión se llama lo mismo que el río que lo recorre. Se trata de un pueblo monumental de pasado medieval con vestigios de antiguas murallas, con iglesias, palacios, conventos y hospitales, además de convertirse en un enclave neurálgico dentro del Camino de Santiago, su principal villa en Palencia.

Aquí se unía la vía romana de Aquitania (de Burdeos a Astorga) y la senda jacobea trazada por Sancho III de Navarra desde Pamplona. La historia de Carrión se remonta al siglo III a.C., cuando en el lugar se estableció un enigmático pueblo llamado los cares, de origen oriental. Fue asentamiento celta, vacceo, romano, visigodo y musulmán.

En el monasterio de San Zoilo (siglo XVI), con restos románicos del primitivo edificio, están sepultados los infantes de Carrión, don Diego y don Fernando, los que maltrataron a las hijas del Cid Campeador.

Panorámica de Carrión de los Condes./Guillefc

En esta localidad palentina había dos barrios, cada uno bajo la jurisdicción de un conde. Aquí se refugió Alfonso VI, derrotado por su hermano Sancho. En el convento de Santa Clara se venera El niño con dolor de muelas, una imagen del siglo XVII.

En Carrión de los Condes se han celebrado, en la antigüedad, cortes, concilios y sínodos, y ha acogido a reyes, nobles y peregrinos. Hoy, en el casco urbano de la localidad palentina quedan seis santuarios jacobeos que revelan su pasado de esplendor y que albergan enigmas por descifrar de una villa que fue residencia real y capital del célebre condado de los Beni Gómez.

Iglesia de Santa María./Grosasm

En la portada de la iglesia de Santa María (siglo XII), la arquivolta exterior está decorada con un ajedrezado en relieve, embellecido con una Adoración de los Magos. Y en los capiteles aparecen grifos, animales fantásticos. Es una de las joyas del románico palentino.

En la calle principal hay una lápida en la fachada de un edificio antiguo que reza así: “Aquí nació el caudillo cristiano, prudente consejero e insigne literato don Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, el 19 de agosto de 1398”. También era de aquí el rabino judío don Sem Tob, filósofo y poeta, autor de los Proverbios morales.

Monumento al Marqués de Santillana./Valdavia

La Plaza Mayor es peatonal y tiene dos lados con soportales. Se trata de un lugar de paso del Camino de Santiago que desemboca en la Rúa (calle de José Antonio)

A las afueras de la ciudad, cerca del puente medieval, el monasterio de San Zoilo, benedictino, del siglo XI, cuenta con un magnífico claustro plateresco, con la fachada occidental románica y la del norte barroca.

La fachada de la iglesia de Santiago, del siglo XII, contiene una serie de estupendos relieves románicos en suave transición al gótico: un majestuoso pantocrátor y las figuras de la fachada. Dicen que perteneció a los templarios. 

Claustro del monasterio de San Zoilo./Valdavia

En su interesante recorrido, el viajero se topa además con edificios civiles de la talla de la Casa del Águila, la Casa de los Girón (s. XVIII), la Casa de los Lomana, la Casa de las Lágrimas (siglo XIX) o la propia Casa del Marqués de Santillana.

Por la carretera que viene de Frómista se encuentra el Monasterio de Santa Clara fundado en 1231. Su aspecto actual se corresponde en su mayor parte al siglo XVII. Su Museo alberga una colección de más de 150 belenes procedentes de variados lugares del mundo.

 

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(5)

  1. Pingback: Bitacoras.com

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *