Home Edad Contemporánea Cabo de Palos: el mayor desastre naval de la Guerra Civil
Cabo de Palos: el mayor desastre naval de la Guerra Civil

Cabo de Palos: el mayor desastre naval de la Guerra Civil

0
0

Fue el mayor desastre naval de la Guerra Civil. En una estrechísima franja de tierra que cierra el litoral y conforma un mar interior tan apreciado por el turismo que es el Mar Menor y su zona turística, La Manga del Mar Menor, emerge un accidente geográfico en cuyas aguas se dirimió uno de los conflictos clave en el desarrollo de la mayor contienda civil de nuestra historia.

Durante la Guerra Civil española, la marina republicana disponía de mayor número de buques que la de sus enemigos, pero estos contaban con el conocimiento de sus movimientos y la ayuda, unas veces encubierta y otras no, de las marinas italiana y alemana, así como con el dominio aéreo del mar desde las Baleares.

En la noche del 5 al 6 de marzo de 1938, una flotilla republicana, compuesta por cinco destructores y dos cruceros ligeros, que tenía por misión cubrir la retirada de tres destructores que protegían y abastecían a otras tantas torpederas que debían atacar el puerto de Palma de Mallorca, no consiguió localizarlos a causa del mal tiempo, viéndose obligada a explorar la zona en la que debían encontrarse.

Inesperadamente, la flotilla, que capitaneaba el almirante Ubieta desde el crucero Libertad, se topó con la División de Cruceros franquista, compuesta por los modernos cruceros Canarias (en el que enarbolaba su bandera el almirante Moreno) y Baleares (ambos del tipo Washington, muy superiores a sus contrarios) y por el Almirante Cervera, gemelo este del Libertad.

cabo_palos_murcia
El Cabo de Palos es uno de los focos turísticos de la costa murciana./Nanosanchez

Las flotillas, sorprendidas por lo impensado del encuentro, intercambiaron disparos y uno de los destructores republicanos, el Sánchez Barcáiztegui, lanzó, sin mayores consecuencias, dos torpedos, alejándose luego de ambas formaciones hasta perderse de vista.

El almirante republicano ordenó poner proa al enemigo por si volvía y situó a los destructores en posición de lanzamiento de torpedos a banda. Moreno, imprudentemente (carecía de destructores de protección y no podía tampoco aprovechar las ventaja del mayor alcance de sus cañones por ser de noche), dio la vuelta para perseguir al enemigo, al que creía en fuga.

El combate siguiente, de vuelta encontrada (es decir, con rumbos contrarios), duró escasos cuatro minutos. Los detractores republicanos, hábilmente situados, lanzaron sus torpedos protegidos por el fuego de los cruceros; el Sánchez Barcáiztegui disparó los cuatro que le quedaban, el Antequera, los seis de dotación, y el Lepanto, otros tres.

El Baleares franquista recibió al menos uno de los mortíferos proyectiles (sus enemigos siempre han afirmado que fueron varios) y su sección de proa casi desapareció. Durante largas horas, el buque se quebró mientras se sucedían varias explosiones internas, para finalmente hundirse en llamas llevándose consigo a más de 700 hombres, entre ellos el contralmirante Vierna y muchos oficiales. Dos destructores británicos recogerían luego a unos 300 supervivientes.

En la punta del cabo está el faro, que fue construido en el año 1858 y que presenta algunas diferencias con respecto a los faros comunes. Se puede apreciar, a simple vista, que es mucho mayor que un faro habitual. Ello es debido a que fue construido con la idea de que albergara también una escuela de fareros, razón por la cual en su base presenta unas mayores dimensiones, con numerosas estancias.

faro_murcia
El faro del Cabo de Palos./Retama

Cabo de Palos es una localidad eminentemente marinera, con todo lo que ello significa. En su pequeño puerto pesquero se alinean los barcos de pesca cargados de artes, palangres, nasas y redes de pescar. Paseando junto a ellos se puede respirar su inconfundible aroma a sal y fresca brisca que caracteriza a los puertos mediterráneos.

BatallaCaboPalosMapa_(Es)-Oilisab

El entorno del faro está rodeado de acantilados y cortados, fruto de la continua erosión que lleva a cabo el oleaje del mar. Desde la colina sobre la que está el faro tenemos una completa y soberbia vista de La Manga. Sobre el Mar Menor veremos cinco islas, de origen volcánico: isla del Barón, Perdiguera, isla del Ciervo, Grosa e islas Hormigas. Si nos sumergimos en estas aguas podremos ver restos de naufragios de embarcaciones de todas las épocas.

Dónde dormir: Hostal Mikaela; Calle Amoladeras, 11; 30370 Cabo de Palos (Murcia); teléfono: 968563040.

Dónde comer: La Bodega; Lugar Centro Comercial las Dunas, 0 S/N; 30370 Cabo Palos (Murcia); teléfono: 968145485.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *