Home Internacional Las chimeneas encantadas de Bryce Canyon
Las chimeneas encantadas de Bryce Canyon

Las chimeneas encantadas de Bryce Canyon

0
0

Bryce Canyon, en el estado de Utah (Estados Unidos), parece sacado del reino de los cielos: un espectacular anfiteatro rodeado de acantilados y sembrado de bulbosas columnas pétreas llamadas hoodoos que el viajero tiene la posibilidad de recorrer a pie o a caballo. Por la noche, la mirada del viajero debe dirigirse al firmamento estrellado, porque este decorado caleidoscópico es uno de los lugares con menos contaminación lumínica del planeta.

El amanecer y atardecer de este espectacular escenario hacen que el anfiteatro de Bryce Canyon se tiña con una paleta de gamas poderosas: amarillos, naranjas y ocres mientras la luz salpica las caprichosas formaciones rocosas. Colores cálidos que irradian de un laberinto armonioso.

El paisaje no pasa inadvertido. Rodeado de cantiles estriados de los que cuelgan miradores y sobrevolado por los últimos jirones de nubes de tormenta. Tal vez, en pocas otras partes del planeta las fuerzas de la erosión natural sean más evidentes que en este rincón del oeste de los Estados Unidos. El viajero ya sabe que antes de emprender este mágico viaje, debe ir sobre seguro, y contratar un seguro de viaje Mondo. El que mejor se adapta a sus necesidades y al tipo de aventura escogido.

Un parque que impresiona

Aunque se trate del más pequeño de los parques nacionales que se diseminan por el estado de Utah, Bryce Canyon es quizá el más impresionante visualmente, lo cual es mucho decir en un territorio que incluye en sus credenciales viajeras maravillas como Arches, Canyonlands o Zion.

El agua, el hielo y el viento han abierto la entrañas de Paunsaugunt para descubrir un desierto de agujas fantasmales, de chimeneas de hadas o hoodoos que atrae a más de un millón de visitantes anuales. Un afán escultórico que continúa en la actualidad, ya que, cerca de 200 días al año el agua expande su volumen al congelarse entre las grietas, y ejerce una presión que quiebra y separa las rocas calizas.

Canyon_Bryce
Entrada a Bryce Canyon.

El viajero puede serpentear de manera natural por los senderos que se suceden tras las chimeneas de piedra. Los hay que se pueden recorrer a pie, otros a caballo; los hay para todos los públicos y también que exigen fuertes piernas y pulmones. El Navajo Loop Trail es el más popular: una trocha corta pero dura, de 2,2 kilómetros y casi 200 metros de desnivel.

El Martillo de Thor

Haces de luz iluminan las columnas, como el destacado Martillo de Thor. Los hoodoos parecen en realidad agujas dibujadas en la lontananza, como castillos de arena que apuntan a derrumbarse en cualquier momento, pero nada más lejos de la realidad. Permanecen eternas por el paso del tiempo.

El Navajo Loop puede combinarse con el Queen’s Garden Trail para una excursión de 4,6 kilómetros. Los más andarines pueden probar con el circuito Fairyland, una caminata de medio día, y los que sientan la llamada del salvaje Oeste, transitar sobre una montura el Peekabeoo Loop, de 8,8 kilómetros de distancia.

Bryce Canyon, que no es técnicamente un cañón porque no se formó por agua que fluye, como la de un río, no es un espacio carente de vida: más de 400 especies de plantas prosperan en el parque. Pinos y enebros crecen junto a las chimeneas de hadas, mientras que abetos y álamos lo hacen en las partes más altas. El puma, el oso negro, el coyote y el zorro rojo son los principales mamíferos depredadores de una nómina de fauna salvaje que incluye 200 especies de aves.

Poco iluminado

Su notable elevación (entre los 2.000 y 2.800 metros de altura), el aire limpio y una total ausencia de contaminación lumínica hacen que este sea uno de los lugares menos iluminados de la Tierra, circunstancia que ha cambiado poco desde la llegada del pionero Ebenezer Bryce y su familia a mediados del siglo XIX, quien dio nombre al parque.

En las noches sin luna, la Vía Láctea se ve como un enorme arco iris plateado que cruza el firmamento. Venus y Júpiter son tan brillantes que crean sombras y las estrellas parecen diamantes sobre terciopelo negro. Los conocidos como Dark Rangers, guardabosques armados con potentes telescopios, ofrecen caminatas nocturnas guiadas entre los hoodoos, una experiencia verdaderamente singular.

canyon_bryce_eeuu
Las agujas de piedra de Bryce Canyon forman un paisaje único.

El viajero no debe dejar de hacer el recorrido panorámico Bryce Canyon Scenic Drive en coche. Son 55 kilómetros entre ida y vuelta, de dos a tres horas de duración, que discurre entre el centro de visitantes hasta Rainbow Point por la carretera paralela al borde de las escarpaduras.

No hay que detenerse a la ida; los miradores (14 en total), se encuentran todos en la parte derecha de la carretera, así que es más cómodo acceder a los aparcamientos de vuelta. Las mejores vistas son las que dan al anfiteatro dede Sunrise Point, Sunset Point, el mirador de Inspiration Point y Bryce Point.

Después de leer estas líneas, seguro que se te ha abierto el apetito viajero. Si partes de España o cualquier otro país fuera de los Estados Unidos, no está de más que te informes bien acerca de las ventajas que te ofrece un seguro de viaje internacional. Con las máximas coberturas y ventajas como la asistencia médica en viaje 24 h y un servicio adicional de consulta médica por WhatsApp para despejar tus dudas con un médico especialista disponible las 24 h del día y derecho a cancelación si se presenta algún impedimento.

Cómo llegar: Delta, Air France y KLM tienen vuelos desde Madrid a Salk Lake City. Desde Barcelona la mejor opción es Finnair, con escala en Filadelfia o Charlotte. Una alternativa es volar a Las Vegas, donde también operan las citadas compañías desde las principales ciudades españolas, normalmente con escala en algún aeropuerto estadounidense. Desde Salk Lake City hasta Bryce Canyon hay 44 kilómetros en coche.

Dónde dormir: The Lodge al Bryce Canyon; 1 Lodge Way, Highway 63, Bryce Canyon National Park, Parque Nacional Bryce Canyon, UT 84717.
-Bryce Country Cabins; 320 N Main St, Tropic, UT 84776, EE. UU; teléfono: 1 888-679-8643.

Dónde comer: Stone Hearth Grille; 1380 W Stone Canyon Ln, Tropic, UT 84776, EE. UU; teléfono: 1 435 679 8923.
-Bryce Canyon Coffee Co; 21 N Main St, Tropic, UT 84776, EE. UU.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *