Home Internacional Basílica de San Pedro: el esplendor hecho arte
Basílica de San Pedro: el esplendor hecho arte

Basílica de San Pedro: el esplendor hecho arte

0
0

La Ciudad del Vaticano es la capital de la Cristiandad, sede del Sumo Pontífice, sucesor de Pedro y vicario de Cristo. Rica en valores espirituales y artísticos condensados en un exiguo territorio, el Vaticano es también el Estado más pequeño del mundo (menos de medio kilómetro cuadrado)

Ocupa la colina del mismo nombre, entre Monte Mario y el Janículo; en el siglo I el emperador romano Calígula construyó aquí un circo, en el que más tarde Nerón condujo al suplicio a muchos cristianos. Entre ellos a San Pedro, que fue crucificado en el año 67. En el lugar de su sepultura, algunos siglos después, se construyó la basílica más importante del mundo cristiano. Hoy día, la Basílica de San Pedro es una de las atracciones de visita obligada de Roma por su irresistible belleza. Y si puedes disfrutar de ella evitando las largas colas que recibe a diario, mucho mejor.

El edificio fue comenzado en el año 324 para custodiar los restos mortales del apóstol, y su construcción duró varios siglos. La primitiva construcción tenía cinco naves, con un pórtico y un mosaico en su fachada. Debido a algunos hundimientos del terreno que amenazaron su estabilidad, en el siglo XV el papa Nicolás V la hizo demoler, confiando su reconstrucción a Bernardo Rosellino.

Bramante y Miguel Ángel

A la muerte del pontífice se interrumpieron las obras, que fueron retomadas en 1506 con Julio II y bajo la dirección de Bramante. Este arquitecto llevó a cabo el proyecto, que fue continuado por Rafael, Antonio da Sangallo, Peruzzi y Miguel Ángel. Este último proyectó sobre el diseño bramanesco la gigantesca cúpula (1547), la mayor jamás realizada, inspirándose en la de la Catedral de Florencia.

pedro_basilica
La esplendorosa Basílica de San Pedro.

En el siglo siguiente Carlo Maderno prolongó las naves, transformando la planta en una cruz latina y realizó la majestuosa fachada (1614) que sigue hoy incólume. La iglesia está precedida por un pórtico (decorado con estatuas de pontífices) en el que se abren cinco puertas: la última de la derecha es la Puerta Santa, que se abre solo con ocasión de Año Santo.

Ciclópeas dimensiones

El interior de la basílica, de sublime armonía, presenta gigantescas dimensiones: tiene más de 210 metros de longitud total. Por poner varios ejemplos:la anchura del transepto es de 137 metros, la altura de la nave central 44 m y la altura de la cúpula 136 metros. Un recorrido por este inmenso espacio descubre al viajero un auténtico museo en sí mismo.

Adosado al último pilar derecho se halla la venerada estatua sedente de San Pedro bendiciendo, de bronce, de la segunda mitad del siglo XIII y que se atribuye a Arnolfo di Cambio. Llama la atención del viajero el pie desgastado y pulido, consecuencia del tacto de miles de devotos que durante siglos han peregrinado hasta aquí creyendo que les otorga salud y buenos augurios.

En la nave izquierda se admira la estupenda tumba de Inocencio VIII (1498) Llega el momento del éxtasis con la contemplación, en la primera capilla de la nave derecha, de la sublime Piedad de Miguel Ángel, ejecutada cuando el artista contaba apenas 25 años de edad.

Bajo la cúpula (a la que se puede subir) están el altar papal y la Confesión, obra de Maderno, que es un hemiciclo con balaustrada donde 99 lámparas perennemente encendidas iluminan la tumba de San Pedro. Y sobre el altar se alza el no menos llamativo Baldaquín de bronce (1624-1633), obra maestra de Gianlorenzo Bernini, con soberbias columnas de fuste retorcido.

monumento_san_pedro
Estatuas de santos y pontífices adornan la fachada del edificio religioso.

No acaba ahí el recorrido que está realizando el viajero por el mejor arte del Renacimiento. En el Museo-Tesoro de San Pedro (al que se accede desde la sacristía) hay otras importantes obras de arte. Entre ellas un ciborio de Donatello (1432); la tumba de Sixto IV (1493), obra maestra de Antonio del Pollaiuolo, y el hermoso sarcófago de Iunius Bassus (siglo IV) La Grutas Vaticanas, con acceso desde un pilar de la cúpula, custodian las tumbas de otros numerosos pontífices.

La capilla más famosa del mundo

Muchos viajeros y turistas acuden expresamente a la Basílica de San Pedro de la ciudad de Roma para gozar in situ de la obra cumbre de Michelangelo Buonarroti. La Capilla Sixtina es celebérrima por los frescos del artista que la decoran. Se trata de la estancia vaticana donde se reúnen los cardenales para elegir al Sumo Pontífice. Miguel Ángel fue el encargado de crear las pinturas de la bóveda, con el resultado de la Historia de la Creación y del Pecado hasta la Redención.

En la pared del fondo se puede admirar el magnífico y terrible Juicio Final, pintado años después por encargo del papa Paulo III. Son casi 400 figuras dominada por la omnipotente figura del Cristo Juez, de la que parte todo el movimiento que anima la escena.

baldaquino_bernini
El baldaquino de Bernini preside el altar mayor de San Pedro.

La magnífica basílica romana preside una de las obras más espléndidas de la arquitectura de todos los tiempos y suprema obra maestra de Bernini. Se trata de la Plaza de San Pedro. Se presenta como una perfecta elipse (240 metros de ancho), rodeada por las dos alas de la majestuosa columnata de Bernini (1656-1667), formada esta por 284 columnas dóricas dispuestas en cuatro hileras y coronada por 140 estatuas de santos y mártires. Centro del cristianismo católico.

En su centro se yergue un gran obelisco egipcio del siglo I antes de Cristo, transportado a Roma por Calígula para embellecer su circo y colocado aquí en 1586. En su cúspide se custodia una reliquia de la cruz de Cristo. Roma merece una visita siempre que se puede, porque hay mucho que ver. Lo mejor del arte italiano se concentra en los impresionantes anexos Museos Vaticanos, pero esto ya merecerá otro capítulo.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora ejerzo labores de community manager, colaboro en blogs y publicaciones digitales. Autor del libro 'Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma'.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *