Home Comunidad Valenciana Anna, el milagro del agua (Valencia)
Anna, el milagro del agua (Valencia)

Anna, el milagro del agua (Valencia)

0
2

En la zona baja de la comarca valenciana del canal de Navarrés se encuentra Anna. La agreste y magnífica naturaleza de la región tiene unas características geológicas singulares, que posibilitan la existencia de chorros, fuentes y la albufera de Anna, un bello lugar rodeado de leyendas. Pero Anna no solo es la albufera, sino el nombre de la población, un núcleo urbano peculiar, que cruzan las aguas procedentes de la albufera creando insólitos rincones entre saltos, canales y balsas. Incluso en el centro, en la plaza de la Alameda, allí donde se abre el palacio de los condes de Cervelló, del siglo XVII y edificado sobre el antiguo castillo, las aguas descienden mediante una cascada.

La albufera se encuentra a un kilómetro de distancia de la población, cercada por sauces y chopos. Se trata de un lago de apenas 300 metros de ancho y con un pequeño islote central. Tras un periodo de cuantiosas lluvias, el lago cambia, pues aparecen aquellos ‘brotadors o ullals’ que hacen elevar pequeñas columnas de agua por encima de la superficie. La albufera es un bello espectáculo natural, con mucho más motivo cuando se pasea por el entorno para contemplar las pozas y fuentes desde las que el agua se despeña hasta el lago; desde él, a su vez, un caudal de hasta 24.000 litros por minuto, según épocas, sale hacia la población y hacia las fincas de cultivo del entorno.

anna_albufera
La albufera de Anna.

El vecino pueblo del mismo nombre nació a la húmeda sombra de la laguna y ya fue ocupado desde el remoto Mesolítico. La presencia musulmana en Anna data documentalmente del siglo XII. En época histórica, Anna fue visigoda y después mora. Jaime I donó el lugar a la Orden de Santiago por la ayuda prestada en el sitio de Biar, en 1244. A mediados del siglo XIV fue cuando el rey Pedro el Ceremonioso cedió la villa a Vicente Vidal de Villanova por diversos servicios prestados. Felipe III, en 1604, creó el condado de Anna en persona de Fernando Pujades y Borja. Finalmente llegó a los condes de Cervellón hasta que los propios habitantes pidieron que la villa pasara a la corona en 1762.

Cascadas, fuentes, manantiales y abrevaderos forman un todo en Anna que evoca el binomio agua-vida desde la ancestral perspectiva sagrada del agua que mana de modo mágico, dado su origen misterioso. Todo en Anna y alrededores es como un verdadero paraíso acuático en el que el agua parece inagotable.

Junto a su lago, la localidad valenciana esconde otros atractivos visitables de interés para el viajero. Uno de los más destacados es el Palacio de los Condes de Cervelló, que se rehabilitó con la finalidad de convertirlo en un Centro de Difusión Patrimonial; en la actualidad alberga el Museo Etnológico de la Villa, el Museo del Agua, y en un futuro próximo dispondrá también de un Museo Arqueológico.

anna_valencia
Panorámica de la ciudad valenciana de Anna.

La ermita (siglo XVIII) y la iglesia parroquial (siglo XVI) dan paso a los Lavaderos, hoy todavía en uso como el del Siprer, la Canaleta o la Balsa. En este último en la plaza de la Alameda, cuenta con una balaustrada barroca y sus aguas proceden de la albufera que caen a modo de cascada. Es uno de los rincones más emblemáticos del pueblo, un lugar con historia marcado por la presencia del agua, donde este fluido discurre por doquier en cualquier rincón de Anna.

Muy próximo a la albufera el viajero podrá localizar el paraje de la Fuente de Marzo, arropado por imponentes rocas grisáceas pulidas por las crecidas del río. En este pequeño lago se puede dar un chapuzón, pescar o simplemente descansar en un apacible entorno. A destacar también el Gorgo de la Escalera, próximo al campo de fútbol y que aparece como un gran cañón esculpido por las aguas del río. A él se accede a través de 136 escalones, nada menos. Sus aguas, aunque frías, también invitan al baño.

Tanta humedad en torno a este pintoresco a la par que histórico viaje puede haber agotado al viajero. Si todavía le restan fuerzas, tiene en la provincia de Valencia muchos otros destinos muy apetecibles dotados de un notable pasado y que también resultan de obligada visita. Ejemplos hay unos cuantos: Bocairent y sus Covetes dels Moros, Xátiva para conocer el origen de los Borgia y su paso por el Papado de Roma, o bien Sagunto, motivo de disputa por su control entre romanos y cartagineses y que motivó la Segunda Guerra Púnica. Pero existen muchos más. En Lugares con historia los encontrarás.

Dónde dormir: Casa Rural El Lago de Anna; Paraje Albufera de Anna, s/n; 46820 Anna (Valencia); teléfono: 962210613.

Dónde comer: Restaurante Marchena; Lago de la Albufera, 0 S/N; 46820 Anna (Valencia); teléfono: 962210141.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(2)

    1. Hola Jaime,

      Anna es un lugar precioso en donde el agua predomina sobre otras características. Ahora en verano apetece visitarla para bañarse, pero también en cualquier otra época del año. Nunca es tarde…

      Gracias por comentar!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *