Home Aragón Aínsa: frontera del mundo árabe y cristiano (Huesca)
Aínsa: frontera del mundo árabe y cristiano (Huesca)

Aínsa: frontera del mundo árabe y cristiano (Huesca)

0
2

Capital de la comarca de Sobrarbe, en el alto Pirineo oscense, el pintoresco pueblo de Aínsa bien merece una visita por muy a trasmano que le pueda parecer al viajero. Con un casco viejo declarado conjunto histórico-artístico, durante muchos años Aínsa ejerció un papel de puesto de mando estratégico en la pugna contra los árabes. Con posterioridad, en plena Edad Media, monarcas como Alfonso I otorgaron a la villa importantes privilegios, lo que convirtió a la localidad en un importante núcleo comercial.

Toda la comarca se convirtió en frontera entre el mundo árabe y el cristiano, lo que le dejó un fructífero legado cultural colmado de construcciones defensivas. Pero antes, los primeros pobladores de Aínsa habitaron las covachuelas y las cavidades naturales de un prodigioso entorno. Celtas, romanos, musulmanes o cristianos han dejado aquí su huella. Tan sólo es necesario coger la máquina del tiempo y emprender viaje rumbo al pasado. Las sorpresas esperan al viajero.

En 1593, al decidir Felipe II reforzar la frontera aragonesa con Francia, se encarga al ingeniero italiano Tiburcio Spanocchi modernizar sus fortificaciones, preparándolas para resistir a la artillería. La ciudadela estuvo en uso hasta el siglo XVIII.

En 1936, con motivo de la Guerra Civil, la totalidad del tesoro artístico y el archivo de la iglesia parroquial fue robado o destruido.

panoramica de la ciudad de aínsa en la provincia de huesca en aragon.
Las construcciones medievales predominan en Aínsa./villadeainsa.com

El núcleo medieval está en un cerro rematado por un castillo del siglo XI que domina la confluencia de los ríos Ara y Cinca. Si el viajero callejea por Aínsa podrá admirar su magnífica plaza Mayor porticada (siglos XIII-XV), repleta de restaurantes, en la que perduran las dos prensas comunitarias que, hasta tiempos recientes, molturaron las cosechas de uvas del pueblo.

También la iglesia románica de Santa María, de nave única rematada en ábside circular y con una torre defensiva. Está declarada Monumento Nacional. En las calles Mayor y de Arriba se puede disfrutar de vetustas casonas solariegas como la de Bielsa o Casa Arnal (siglo XVI) En la Torre del Tenente, de planta pentagonal, perteneciente al castillo, se ha instalado un Eco Museo.

Para comprender lo que hasta hace pocas décadas fue la vida de la zona, hay que ver en Aínsa el Museo de Artes y Oficios Tradicionales, donde se mantiene viva la memoria de los oficios tradicionales (alfarería, forja, hojalatería, maderería, tejeduría o cestería) Está situado en el casco antiguo de Aínsa, en la Casa Latorre.

Castillo de aínsa en la provincia de huesca de la comunidad de aragón.
Castillo de la localidad oscense cubierto de nieve./http://villadeainsa.com

A escasos tres kilómetros de la localidad oscense se halla la Cruz Cubierta, un templo circular del siglo XVII que se construyó para conmemorar la batalla de L’Aínsa, en la que las huestes musulmanas fueron derrotadas por las cristianas.

En torno al acontecimiento histórico surgió una leyenda según la cual una cruz se apareció sobre una encina en el fragor de los combates. Los vecinos conmemoran la leyenda una fiesta conocida como la de la Santa Cruz o de la Morisma.

Aínsa disfruta asimismo de los estimables valores paisajísticos y medioambientales que le asegura su privilegiada posición entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y los parques naturales de la Sierra y Cañones de Guara y de Posets-Maladeta.

No en vano lo han escogido para instalar en sus términos un comedero de aves necrófagas que ayude a conservar especies amenazadas propias de estos bosques, como el quebrantahuesos. A unos 15 kilómetros de Aínsa pueden visitarse las ruinas del monasterio benedictino de San Victorián, donde en el siglo X se enterraban los reyes de Aragón.

La Plaza Mayor de Aínsa de estilo medieval.
Plaza Mayor de Aínsa./villadeainsa.com

La posición, su patrimonio y el entorno de Aínsa le han convertido en base para todo tipo de actividades de montaña: senderismo, barranquismo, BTT, kayak alpino, canoa, hidrospeed y rafting.

La calma y el sosiego invita al viajero a cerrar los ojos y disfrutar del viaje, la historia y el pasado en Aínsa. Nada mejor que este vídeo que os dejo bajo estas líneas para comprobarlo de facto, en persona. Un recorrido que enaltece el ánimo aventurero de cualquier interesado por conocer algo más de este pequeño pero inmenso territorio fronterizo. Tu cita, de nuevo en Lugares con historia:

Dónde dormir: Hotel Posada Real; Plaza Mayor, 6; 22330 Aínsa (Huesca); teléfono: 974500977.

Dónde comer: Bodegón de Mallacán; Plaza Mayor; Aínsa (Huesca); teléfonos: 974500977 y 974500953.

Javier Ramos Soy periodista y experto universitario en protocolo. He trabajado en diferentes medios de comunicación como 20 minutos, Las Provincias o Diario 16. Ahora colabora en blogs y publicaciones digitales.

Comment(2)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *